BLOGSFe y VidaFormación de mi feVirgen María

¿Te has preguntado por qué la Virgen María es Reina?

Recuerdo que desde pequeño mis padres me inculcaron el rezo del santo rosario. Además, las palabras de mi abuela nunca las olvido: “La Virgen siempre nos ayuda en todo lo que necesitamos”. En uno de los misterios gloriosos, precisamente recordamos a María coronada como Reina de cielos y tierra. Hoy te digo, por mi propia experiencia, que María siempre intercede ante Jesús por todos nosotros, ya que reina desde el cielo junto con su Hijo Jesucristo.

Hoy celebramos la fiesta de Santa María como Reina. El Papa Juan Pablo II en una Audiencia General de 1997, nos recordó que a partir del Siglo V se le comienza a atribuir a María el título de Reina. El fundamento teológico de María como Reina lo tenemos en su Divina Maternidad, ya que Dios la preservó de todo pecado y le regaló el ser Madre de su Hijo Jesucristo, Rey de todo el Universo.

En la Sagrada Escritura el ángel Gabriel le comunica a María una misión de parte de Dios:

No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios: concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará eternamente sobre la casa de Jacob y su Reino no tendrá fin (Lc 1, 30-33).

María es conocida como la Madre del Señor (Cf. Lc 1, 43), de lo cual se puede concluir que ella también es Reina, pues ha engendrado a un Hijo que es Rey y Señor de todas las cosas.

El Papa Juan Pablo II en la misma audiencia de 1997 aclara que

El título de Reina no sustituye al de Madre: su realeza sigue siendo un corolario de su peculiar misión materna, y expresa simplemente el poder que le ha sido conferido para llevar a cabo esta misión. (…) Los cristianos miran con confianza a María Reina, y esto aumenta su abandono filial en Aquella que es madre en el orden de la gracia.

Además, el mismo Papa Juan Pablo II da otro motivo para llamarla Reina, porque es corredentora de la Salvación:

María es Reina no sólo porque es Madre de Dios, sino también porque (…) cooperó en la obra de la redención del género humano(…). Asunta al cielo, María es asociada al poder de su Hijo y se dedica a la extensión del Reino, participando en la difusión de la gracia divina en el mundo (Audiencia General del 23-7-97).

¿Qué podemos aprender de esto?

Que el reinado de María, al igual que el de Cristo, no es un reinado de poder, de dinero, temporal o terreno; sino que es un reinado eterno y universal, un reinado de amor y de servicio. El reinado de María no es como el de los reyes actuales, de poder o de prestigio, sino de servicio desinteresado a los hombres.

Recordemos que, por el hecho de estar bautizados, participamos del Reinado de Cristo, ya que participamos del triple ministerio de Cristo: somos sacerdotes, profetas y reyes. Por ello, estamos llamados también nosotros a reinar en el amor y en el servicio, ya que así es como se construye el Reino de los Cielos.

Show More
Close