Fe y VidaVLOGS

Te digo cómo puedes salir del vicio de la pornografía

Me he encontrado con muchos jóvenes que están atascados en el vicio de la pornografía y no saben cómo salir de ella. No te des por vencido, en este video te cuento cómo evitar que eso se convierta en vicio y te comparto 3 consejos muy útiles para que salgas de ella.

Según un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, Reino Unido, la pornografía desencadena en el cerebro de las personas que sufren de adicción sexual reacciones similares a las que causan las drogas en el cerebro de los adictos a esas sustancias, según Valerie Voon, autora del estudio: 

“Hay diferencias evidentes en la actividad cerebral de los pacientes que tienen un comportamiento sexual compulsivo y los voluntarios saludables que participaron en nuestra investigación”.

La pornografía es como el lodo, nos “atasca” en nuestro pecado y nos impide amar a los demás y a nosotros mismos. Además, genera profundos sentimientos de aflicción, angustia y vergüenza. En este sencillo vlog quiero explicar, con la analogía del lodazal, lo que va haciendo la pornografía en nuestro corazón y en nuestra mente, y dar algunos consejos para recuperar la pureza tan necesaria en nuestro camino de cercanía con el Señor. 

Una de las profundas heridas que causa la pornografía en quien la ve es que afecta a la autoestima de la persona, ya que puede generar ilusiones vanas de la naturaleza del cuerpo humano. En el cerebro se van creando caminos neuronales que afectan mucho nuestra vida. Es como quien está comenzando a aprender a tocar algún instrumento, pensemos en la guitarra. Al inicio no sabe la posición de dicho instrumento, no sabe cuáles son los acordes, no tiene ni idea de cómo rasgar la guitarra y, mucho menos, se coordina para cantar. Una vez que se van aprendiendo los acordes y se va teniendo práctica, uno puede llegar a agarrar la guitarra y tocar una canción en automático, ¿por qué? Porque se han creado caminos neuronales que hay nos dicen que hacer.

Con la pornografía sucede lo mismo, ya que es una especie de droga que nos va controlando y cada vez nos pide más y más. Los caminos neuronales se han hecho y basta con que veamos una imagen semidesnuda para que mi cerebro me lleve a querer vivir un placer. Por eso te invitamos a luches contra este mal antes de que se te haga un vicio, y si ya tienes el vicio, busques ayuda inmediatamente.

 

Show More
Close