FORMACIÓNFormación de mi feSABER +

Si voy a Misa el sábado por la tarde ¿vale para el domingo?

Hace unos días una amiga mía me platicaba que, el sábado que acaba de pasar, había asistido a la boda de su mejor amiga. Enseguida me preguntó que, si por haber asistido ese día a Misa por la noche, cumplía con la obligación de ir el domingo. Después de compartir con ella el sentido que tiene la celebración eucarística dominical pensé en cuántas personas podían tener esta misma duda. Por lo tanto, quiero compartir contigo lo que descubrí.  

Para un católico es bien sabido que, asistir a Misa los domingos, es una de sus obligaciones y no hacerlo implica un pecado grave. También sabemos que, en ocasiones, habrá razones serias que nos impidan asistir, casos en los que no implicaría un pecado mortal. Así lo establece el Catecismo de la Iglesia Católica: “La Eucaristía del domingo fundamenta y confirma toda la práctica cristiana. Por eso los fieles están obligados a participar en la Eucaristía los días de precepto, a no ser que estén excusados por una razón seria (por ejemplo, enfermedad, el cuidado de niños pequeños) o dispensados por su pastor propio (cf CIC can. 1245). Los que deliberadamente faltan a esta obligación cometen un pecado grave” (CEC 2181).

Además de los domingos, la misma obligación tenemos de ir a Misa los días de precepto establecidos por la Iglesia: “El domingo, en el que se celebra el misterio pascual, por tradición apostólica ha de observarse en toda la Iglesia como fiesta primordial de precepto. Igualmente deben observarse los días de Navidad, Epifanía, Ascensión, Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, Santa María Madre de Dios, Inmaculada Concepción y Asunción, San José, Santos Apóstoles Pedro y Pablo, y, finalmente, todos los Santos” (CIC 1246 § 1).

La celebración eucarística es un acontecimiento sobrenatural que sobrepasa un simple deber. Es la manifestación más grande de amor que Dios ha decidido tener con nosotros sus hijos. Cuando vamos a Misa cumplimos también con la voluntad de Cristo cuando antes de morir en la cruz, al cenar con sus apóstoles instituyó la Eucaristía, diciéndoles: “Hagan esto en memoria mía” (Lc 22, 19).  

Ahora bien, en relación a la duda de si asistir a Misa en sábado nos “cuenta” para el domingo, la Iglesia es muy clara al respecto cuando dice: “Cumple el precepto de participar en la Misa quien asiste a ella, dondequiera que se celebre en un rito católico, tanto el día de la fiesta como el día anterior por la tarde” (CIC 1248 § 1). Por lo tanto, si asistimos a la Iglesia el sábado por la tarde debemos tener en cuenta que la liturgia y las lecturas sean las propias del domingo siguiente. Es decir, que las lecturas, oraciones, la profesión del credo, homilía, etc. sean las que correspondan con la celebración dominical. De ser así, estaremos cumpliendo con nuestra obligación dominical cristiana.

En cambio, si al acudir a una boda o celebración eucarística en sábado, las lecturas y la liturgia corresponden a las propias del día sábado o son muchas veces elegidas por el sacerdote celebrante, no nos eximen de cumplir con nuestra obligación de ir a Misa el domingo siguiente.

De modo que, si no estás impedido por algunas de las razones que establece la Iglesia y puedes asistir a Misa los domingos, no dejes de hacerlo. Son tantas las gracias y favores que recibimos a diario de Dios que no está de más reservar un hora de tu domingo para estar con Él.

 

Show More
Close