FORMACIÓNFormación de mi feSABER +

Si estás buscando un padrino para llevar a bautizar a tu hijo, debes tener esto en cuenta

En cierta ocasión, estando en la notaria parroquial, tuve la oportunidad de presenciar la inconformidad de un católico “de nombre” o eventual como ustedes quieran llamarlo, de esos que en sólo en los momentos necesarios se hacen presentes en la Iglesia buscando algún servicio espiritual.

El motivo de la inconformidad era los “miles” de requisitos que ponían en la parroquia para que alguien fuera padrino de un recién nacido, tachando de retrograda y caprichuda a la Iglesia. Lo que más llamó mi atención fue que, al darle diversas razones por la cuales debía de buscar otra persona, podía entreverse que lo único que buscaba el interesado era el futuro compadrazgo social.

¿Será que la Iglesia si está siendo retrograda y cuadrada en los requisitos para quien quiere desempeñar la función de padrino o madrina? Pensando esto creo que el único interés de la Iglesia es que los recién bautizados puedan tener una persona creyente y cercana, que les ayude a madurar en la fe y les acompañe en su camino a la santidad juntamente con sus padres (CIC 872).

Quiero presentarles los 5 requisitos que prevé el Código de Derecho Canónico   en el canon 874, para los padrinos, y podamos ver si nuestro prospecto para compadre y/o compadre tiene lo indispensable para ser un padre o madre en la fe de nuestros hijos.

  1. El padrino debe ser designado por el que va a ser bautizado, o en su defecto si es un infante, por sus padres. El padrino debe acompañar al bautizado no solo en la ceremonia y en la fiesta, sino que debe estar presente en su vida, para acompañar, corregir y animar.
  2. El padrino debe tener al menos 16 años cumplidos, de modo que pueda estar ya maduro en la fe o al menos en proceso, siendo una persona que tiene convicciones religiosas; con esto debemos entender por qué se pide que tenga ya el sacramento de la Confirmación. ¡Ahora te das cuenta que no es sólo por hacerte sacar más papeles!
  3. El padrino debe ser una persona de fe, no basta con que tenga los sacramentos de iniciación cristiana, debe ser un cristiano que busca la santidad todos los días, y con esto no quiere decir que sea un santo de sacristía, sino que se sabe pecador, pero está en proceso de crecimiento y conversión.
  4. El padrino no puede estar condicionado con alguna pena canónica, es decir que no esté excomulgado.
  5. Por último, el padrino NO puede ser ni el padre ni la madre de la persona que se bautiza, porque no tendría sentido su función de apoyar a los padres biológicos con la educación en la fe. Pero lo que sí es recomendable es que sea un familiar directo como hermanos, tíos, abuelos del bautizado.

También debemos tener en cuenta lo que dice el canon 873 con relación al número de los padrinos, bastaría un solo padrino, sea varón o mujer, lo cual no es necesario que sea de acuerdo al sexo del bautizado, o si se prefieren dos sí es posible recomendando que tengan la unión matrimonial puesto que serán ejemplo de fe, como ya lo veíamos. Entonces no inventemos un tercer o cuarto padrino, en la Iglesia no existe esto.

Espero que la próxima vez que tengas que elegir padrino para alguno de tus hijos, te detengas a reflexionar en estos puntos que la Iglesia propone y busques sobre todo el bienestar espiritual de ellos y no un simple compadrazgo social.

Show More
Close