BLOGSFormación de mi feSABER +

¿Sacerdotes con sotana o sin ella?

¿Alguna vez te has encontrado a un sacerdote revestido de sotana negra? Pues, aunque en la actualidad parece algo raro, lo que debes de saber es que la sotana negra es la vestimenta propia de los sacerdotes, lo que les identifica en su consagración a Dios y en su renuncia al mundo.

En la Iglesia católica la sotana es negra para sacerdotes, diáconos y seminaristas; y de igual modo la usan los obispos y cardenales. Claro está que, con sus debidas variaciones en la banda o fajín, el cual es de color morado para los obispos y roja para los cardenales. En nuestro país, los sacerdotes y diáconos acompañan la sotana negra con la banda negra y los seminaristas con la banda en color azul, símbolo de una particular consagración a la Virgen María.

Aun cuando es el hábito eclesiástico para el clérigo diocesano, lo cual le recuerda la consagración a Dios, muchas veces ha caído en desuso por la creencia que presenta un modelo antiguo del sacerdote que aleja a la gente de él. Pero a mí me parece que es al contrario, pues le recuerda al mundo que Dios existe y que se hace presente en medio de ellos en presencia del ministro consagrado.

El sacerdote, al mirarse en el espejo o en una foto y verse revestido de un hábito eclesiástico, piensa: “tú eres de Dios”. Bajo la sotana, el sacerdote viste como el común de los hombres. Pero revestido con su sotana, su naturaleza humana queda cubierta por la consagración. El que viste su hábito eclesiástico se reviste de Cristo.

El color negro recuerda a todos que el que lo lleva ha muerto al mundo. Todas las vanidades y placeres para ese ser humano han sido puestas a un lado ya que sólo ha de vivir de Dios. El color blanco del alzacuello simboliza la pureza del alma.

En nuestro México por desgracia tuvo un desuso debido a las leyes antirreligiosas en tiempos de la persecución cruenta del Estado contra la Iglesia católica, ya que un sacerdote no podía andar vestido de religioso pues el gobierno los tomaba presos, los torturaba y en el peor de los casos los sacrificaba.

Dentro de la guerra cristera que, para nuestro pueblo resultó ser una lluvia roja de bendiciones que Dios permitía, pues los sacerdotes daban testimonio de su fe en Cristo Rey portando valientemente su sotana.

Conociendo el simbolismo de esta vestimenta debería de ser un aliciente para que todo clérigo volviéramos al uso cotidiano de la sotana, símbolo de nuestra adhesión a Dios y para todo fiel cristiano deberían de motivar a sus pastores a que porten esta prenda signo de la presencia de Dios entre nuestros alrededores.

Show More
Close