Fe y VidaVLOGS

¿Quién está en el centro de tu vida?

Fe y Vida

Hoy me vine a desayunar a un restaurante que está ambientado con una temática medieval. Y quiero hacer una reflexión de la mano de esta época histórica. Muchas veces solemos caer en la tentación de juzgar el pasado con los criterios del presente y  eso no es correcto. Me gustaría compartir contigo 3 cosas importantes y positivas que podemos rescatar de la Edad media.

La Edad media se caracteriza porque todo giraba en torno a Dios. La vida de la sociedad, las artes, el pensamiento, etc. Dios era el centro de la vida de todos. Pero desgraciadamente en la actualidad, vivimos en una cultura en la que Dios ha sido desplazado por el dinero, los vicios, egoísmos, afanes e intereses personales. 

Yo hoy quiero preguntarte, ¿cuál es el papel que Dios ocupa en tu vida? ¿Es un completo ausente o es el centro de tu vida? Porque cuando lo apartamos de nosotros, las ambiciones, egoísmos y los vicios, ocupan su lugar y nos alejan del ideal de la verdadera felicidad.

Otra de las características de esta época, es que la vida era considerada como una lucha de todos los días. Es decir, no se luchaba contra las personas, sino contra las estructuras que el pecado iba dejando en las personas, la familia y la sociedad. Yo me pregunto, en la actualidad ¿cuáles son esas estructuras que se van alojando en nuestra sociedad? Estructuras que han favorecido la violencia, el aborto, la corrupción, el narcotráfico. Todas estas tarde que tarde que temprano van denigrando a la persona. 

Además, en le edad media podemos descubrir un interés por el problema fe y razón. Muchos piensas que éstas no pueden convivir, que están separadas y esto no es así. La fe y la razón, se complementan una con la otra. Cuando mi fe está aislada de la razón, es una fe egoísta y mal fundamentada.

Por eso, hoy quiero hacerte 3 invitaciones: 

1.-Pregúntate sinceramente, ¿cuál es el papel que Dios ocupa en tu vida? Si te das cuenta que está apartado y ausente en tu vida, busques darle ese lugar solamente Él puede ocupar,  ya que solo así, podrás encontrar la verdadera felicidad.

2.-Vuelve a preguntarte. ¿Cuál es la estructura de pecado que se ha alojado en tu vida? Ya que lo descubras atrévete a combatirlo. Esto solo será posible de la mano de Dios, por su gracia y su amor saldrás victorioso. 

3.-Crece intelectualmente en tu fe. Es decir, nútrete constantemente en el conocimiento de lo que crees. Estos tiempos necesitan cristianos comprometidos con su fe. Eso implica conocela y defenderla. No te quedes con una fe de catecismo,¡Estúdiala a profundidad!. Pero sobre todo, vivela, como un verdadero cristiano.

 

 

Show More
Close