DIOSLa Charla Dominical

¿Qué tan obedientes somos a lo que Dios nos pide?

Charla Dominical

Queridos amigos, en este Domingo estamos celebrando con mucha alegría la Epifanía del Señor, es decir, su manifestación al mundo. En esta manifestación encontramos a Dios que nos viene a ofrecer la salvación a todos los pueblos.

Yo creo que todos buscamos y anhelamos la felicidad, lástima que muchos lo hacen en caminos equivocados. Hoy vamos a descubrir, mediante el testimonio de aquellos Magos de oriente, algunos elementos imprescindibles para poder encontrar la verdadera felicidad.

Digo esto, ya que el Evangelio de hoy nos deja claro que el encuentro con Jesús nos llena de inmensa alegría, tal como sucedió con esos Magos venidos de oriente. Así que, no hay motivo para la tristeza y la depresión, pues tenemos a un Dios que se nos hace presente, aún en medio de las dificultades de la vida y de la historia.

Los Magos son, pues, un ejemplo de los que buscan y encuentran al Señor, y en Él, hallan la felicidad. De ellos aprendemos cuatro actitudes en específico:

  1. Desprendimiento que lleva a desinstalarse: los Magos no hubieran conocido y experimentado la felicidad y la verdadera alegría, si no hubieran tenido la valentía para dejar su vida de comodidad: sus palacios, su servidumbre, sus lujos, sus tronos, etc.

Buscar la auténtica felicidad implica, la mayoría de las veces, un camino un tanto incómodo. No podemos instalarnos y quedarnos quietos, hay que negarnos a nosotros mismos y desprendernos de lo que nos deslumbra pero que, al final de cuentas, no nos deja ver la luz.

  1. Emprender una búsqueda humilde: muchas veces solamente buscamos lo que nos conviene, pero no lo que nos hace verdaderamente bien. La búsqueda, en ocasiones, cansa, ya que no se encuentran las respuestas en automático y de una manera fácil.

Pero la búsqueda debe ser humilde, es decir, aceptar que no lo sabemos todo. Los mismos Magos, al llegar a Jerusalén, preguntaron: “¿Dónde está el Rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos surgir su estrella y hemos venido a adorarlo”. Ellos tuvieron la necesidad de pedir ayuda y consejo. Debemos reconocer que la verdad absoluta sólo la tiene Dios, lo que nos lleva decir que la búsqueda sólo es auténtica y eficaz cuando somos capaces de matar el amor propio.

  1. Docilidad para dejarse conducir: aquellos Magos fueron dóciles a la estrella para dejarse guiar, implica paciencia y perseverancia, pues el camino no estaba tan claro. Esto nos debe hacer reflexionar en qué tan obedientes somos a lo que Dios nos pide.
  2. Adoración única a Dios: cuando llegaron a aquel lugar, reconocieron al niño en la sencillez, se postraron y lo adoraron. Cuántas idolatrías hay en nuestras vidas y en nuestra sociedad. Cuántos son los ídolos y los falsos dioses ante quienes nos postramos y somos esclavos de ellos.

No olvidemos que lo único importante para nosotros es encontrar a Jesús, sólo en Él está la Salvación y sólo en Él encontramos la verdadera felicidad.

Show More
Close