FORMACIÓNFormación de mi feIglesiaSABER +

¿Qué símbolos representan a los cuatro evangelistas?

En días pasados, visité una de las parroquias del centro de mi ciudad. El arte que custodia este recinto es espectacular, entre pinturas y hermosas imágenes, parece que el tiempo no pasa. De entre los bocetos que la adornan por dentro, llamó mi atención el de los cuatro evangelistas: Mateo, Marcos, Lucas y Juan; quienes eran representados cada uno de ellos, junto con otras figuras, los símbolos eran: un hombre, un león, un toro y un águila. Por lo que me surgió la pregunta ¿Qué significado tiene cada símbolo con cada escritor bíblico? Mira lo que encontré.

La razón por la que cada evangelista es representado por diversas figuras tiene un origen bíblico. En concreto, en el libro de Ezequiel, en el cual el profeta relata la visión que tuvo:

Yo miré: vi un viento huracanado que venía del norte, una gran nube con fuego fulgurante y resplandores en torno, y en el medio como el fulgor del electro, en medio del fuego. Había en el centro como una forma de cuatro seres cuyo aspecto era el siguiente: tenían forma humana. Tenían cada uno cuatro caras, y cuatro alas cada uno. Sus piernas eran rectas y la planta de sus pies era como la planta de la pezuña del buey, y relucían como el fulgor del bronce bruñido. Bajo sus alas había unas manos humanas vueltas hacia las cuatro direcciones, lo mismo que sus caras y sus alas, las de los cuatro. Sus alas estaban unidas una con otra; al andar no se volvían; cada uno marchaba de frente. En cuanto a la forma de sus caras, era una cara de hombre, y los cuatro tenían cara de león a la derecha, los cuatro tenían cara de toro a la izquierda, y los cuatro tenían cara de águila” (Ez 1, 4-10).

La tradición cristiana ha hecho de estos cuatros seres los símbolos de los cuatro evangelistas. San Jerónimo, quien es conocido por traducir al latín las Sagradas Escrituras, fue quien hizo la semejanza e interpretación de esta visión con cada escritor sagrado. Vamos a describirlo a cada uno:

San Mateo: Es representado por el hombre o por un ángel. Esto se debe a que su evangelio comienza con la genealogía humana de Cristo, desde Abraham hasta José, esposo de María. Cada uno de los que integran esta lista, fueron los depositarios de las promesas mesiánicas. De este modo, el autor quiere demostrar que Jesús lleva a la perfección la historia prometida de salvación de su pueblo. El evangelio de este apóstol es conocido también como el Evangelio del catequista pues ofrece una explicación pedagógica y completa de la fe.

San Marcos: El león simboliza a este evangelista. En razón de que comienza su evangelio con la predicación de Juan el Bautista en el desierto. El león era considerado un animal que vivía en el desierto. A diferencia de Mateo, el evangelio de este apóstol describe la vida y las enseñanzas de Jesús para un grupo  en específico, los catecúmenos, es decir, para todo aquel que comienza el camino de la fe. Este es el evangelio más corto de todos.

San Lucas: A este evangelista lo representa el toro. Él, por su parte, comienza por la visión de Zacarías, el padre Juan el Bautista, que ofrecía sacrificios en el Templo. En donde se sacrificaban animales como el toro. Este evangelio es llamado el de la misericordia. Pues está lleno de ternura y es resultado de una investigación diligente desde los orígenes, tal como lo expresa en el primer capítulo.

San Juan: El águila es el animal que representa al “discípulo amado”, según se describe en su evangelio. Por su parte, este libro resulta ser menos narrativo pero está más cargado de cuestiones teológicas. Como es propio de esta ave, es la que vuela más alto de todas las demás. De la misma forma, este “cuarto evangelio” va por arriba de los demás para alcanzar otras alturas superiores en la fe. Este apóstol, resulta ser un genio teológico pues nos muestra cómo Cristo resulta ser la plenitud de toda la historia de la salvación desde el Antiguo Testamento.

Estas figuras que representan a los evangelistas, pueden estar representadas solas y con alas, como lo describe la visión del profeta Ezequiel. En muchas otras Iglesias podremos encontrar estas representaciones simbólicas que nos hablan de la identidad de cada uno de los autores sagrados. Del tal modo que, conocerlo, nos ayudará a identificarlos en otras obras de arte.

Show More
Close