La Charla DominicalReflexiones

¿Qué actitud te impide hoy acercarte al señor?

Charla Dominical

Queridos hermanos, el Señor ha venido al mundo a ofrecernos a todos la Salvación, se entregó por todos. Pues hoy nos dará una fuerte lección, ya que nos recuerda que no debemos adueñarnos del mensaje de Cristo, no debemos crear monopolios de la evangelización.

En el Evangelio de hoy (Mc 9, 38-43.45.47-48) vemos que Juan, en nombre de todos sus compañeros, le dice a Jesús que le han impedido a alguien expulsar demonios en su nombre, ya que no era del grupo de los discípulos. Pero Jesús responde con algo que los discípulos no se esperaban, con un proverbio que se convertirá en expresión insuperable de la tolerancia cristiana: “Todo aquel que no está contra nosotros, está a nuestro favor”.

Esto nos enseña a todos, que no podemos crear guetos entorno a Jesús, no ser partidarios de grupos VIP o monopolios evangelizadores. Además, enseña que no podemos ser celosos e impedir a otros que se realiza el bien. Muchas veces nos puede suceder como a los apóstoles, creer que somos los escogidos, los más sabios, los únicos buenos y escogidos del Señor para hacer el bien.

Esta sutil tentación nos puede llegar a todos y en todos los niveles. Podemos creernos el padrecito que siempre tiene la razón y no escucha otras opiniones diferentes a las tuyas. En las comunidades parroquiales nos podemos topar con los grandes dinosaurios de la evangelización, que lo único que hacen es aferrarse al supuesto “servicio”, pero en lugar de servir, se sirven de su apostolado.

Algunos otros que se creen los más buenos, los más inteligentes, los más experimentados. Intentan acaparar a Dios y monopolizar sus dones y carismas, sienten muchos celos de que otros hagan cosas buenas que no se les habían encomendado oficialmente. Se puede, incluso, entrar en rivalidad, debido al coraje y la envidia si urgen en la misma comunidad movimiento e ideas diferentes, etc.

Después de esto, Jesús les advierte que: “Al que sea ocasión de pecado para la gente sencilla, más le valdría que le pusieran al cuello una de esas enormes piedras de molino y lo arrojaran al mar”. Y, precisamente, todas esas actitudes de celos en la pastoral, de la rivalidad en las iniciativas, de la envidia entre los que sirven al Señor… todo esto es siempre motivo de escándalo… y más nos valdría ser aventados al despeñadero. Porque cuántos hay que se acercan a un grupo parroquial, y al encontrarse con esto, se alejan de Dios.

Jesús nos prefiere mancos, cojos o ciegos… antes de que estemos completos pero llenos de soberbia y egoísmo. Cuando nos invita a quitarnos todo lo que nos impide la santidad, nos habla de esa radicalidad que debemos de tener en el seguimiento de Cristo. ¿Qué actitudes te pide hoy el Señor arrancar de ti?

Qué bonito sería que se cumpliera el anhelo con el que hoy termina la lectura del libro de los Números: “Ojalá que todo el pueblo de Dios fuera profeta y descendiera sobre todos ellos el espíritu del Señor”.

 

Show More
Close