Formación de mi fePara pensar +SABER +

¿Puede un católico practicar Reiki?

No ensuciemos nuestra fe

En nuestros días de post modernidad, el hombre sigue buscando herramientas que le ayuden a encontrar la felicidad, la paz tan deseada; en pocas palabras, el hombre de nuestro tiempo busca a Dios de una forma tan anhelada, lástima que lo está buscando en cualquier espacio donde le ofrezcan una solución barata.

Hace apenas unas décadas se ha desarrollado en Japón, una terapia de sanación corporal, la cual consiste en colocar las manos sobre determinadas partes del cuerpo del paciente para facilitar el flujo del “Reiki, la energía vital universal, obteniendo de este modo la sanación.

Si alguna persona quiere que le apliquen esta sanación corporal, se debe tener un rito de iniciación con su maestro de Reiki. Esta terapia emocional de sanación corporal fue ideada por Mikao Usui, basándose en textos budistas.

Todo lo anterior dicho nos bastaría para poder descartar la sana participación en este tipo de rituales, que tienen como resultado el depositar la fe en otra religión y en otras creencias que proponen la salvación de los hombres. Con esto no estamos condenando a los católicos que en su desesperación acuden a este tipo de curaciones.

Nosotros como católicos creemos que la curación corporal de una persona viene por medio de dos vías: por vía divina, ya que Dios es el que interviene inmediatamente en la persona y si él lo desea le da la salud física, y también por medio de la vía de la naturaleza, ya que por medio de lo creado Dios ha previsto que el hombre y la ciencia desarrollen propuestas de salud corporal para ellos mismos.

Por lo anterior, cada uno debe de juzgar la práctica de estas creencias espirituales muy típicas de la New Age, Dios es el dador de la salud y la vida, y la medicina es la herramienta propia para ayudar en la cura de la salud física.

El Reiki, como filosofía y método de curación espiritual, entre sus principios pone como la fuente de curación al ser divino o la conciencia divina, pero según el médico la sepa administrar será como dé efecto en la persona; tomando para ellos gran fuerza quien encabece la ceremonia sagrada la cual contiene infinidad de símbolos.

Desde el punto cristiano, el Reiki carece de fundamento religioso compatible con la fe cristiana, incluso no tiene ninguna referencia científica ya que para los seguidores de esta “curación espiritual”, que más bien sería mental, la energía vital divina que es con la que se cura, no se puede contener en un solo hombre.

Quien, como cristiano católico tenga estas prácticas incompatibles con la fe católica, está cayendo en la espera de la superstición y esto es un pecado contra la virtud de la fe. Aparte que se deposita la fe en una práctica anti cristiana, se corre el peligro de deformar su propia fe, cambiándola por momentos supersticiosos, llenos de sentimientos y de desvaríos mentales.

Alerta cristianos, que el Diablo como león rugiente anda siempre al acecho de nuestra fe, es de lo que nos prevenía san Pedro en su carta (Cf. Pe 3, 15). No andemos buscando alternativas cuando tenemos a Dios, el Dador de vida y el Principio de todo cuanto existe. ¡No lo rebajemos!

Show More
Close