FORMACIÓNFormación de mi feIglesiaSABER +

¿Por qué decimos que el Papa es el sucesor de San Pedro?

Para los católicos, el Papa es la cabeza de la Iglesia aquí en la tierra. Como sucesor de San Pedro, tiene el oficio de conducir y apacentar el rebaño de los que formamos parte de la gran familia de Cristo. ¿Cómo hay que entender y defender esta verdad? Vamos a verlo.

Recordemos las palabras que Jesús dijo a San Pedro: “Y ahora yo te digo: Tú eres Pedro (o sea Piedra), y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; los poderes de la muerte jamás la podrán vencer. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el Cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el Cielo” (Mt 16, 18-19).

Al leer esta cita, queda claro que Cristo quería una cabeza para su Iglesia. Por eso, eligió a Simón a quien, desde su primer encuentro, le cambia el nombre por Pedro. Acción que en la Biblia significaba que Dios tenía una misión especial para esa persona a quien le había modificado el nombre. Pedro, por lo tanto, sería la roca firme sobre la cual Jesús decidió depositar la dirección y el cuidado de su Iglesia.

Asimismo, en otros dos pasajes, el Señor Jesús le encomienda más responsabilidades a San Pedro, desde fortalecer a los discípulos en la fe una vez sucedidos los acontecimientos de la pasión (Cf. Lc 22, 32), así como apacentar sus ovejas (Cf. Jn 21, 17). Pero estos encargos no son únicamente para el apóstol en persona, sino que deberían perdurar por oficio de los que le sucedieran a través de los siglos. De hecho, existe un registro histórico bien definido sobre todos los hombres que han ocupado el cargo de Papas en los años pasados hasta llegar al apóstol. Lo que confirma que el Vicario de Cristo es el único sucesor de San Pedro.

Jesús mismo, además de instituir a Simón Pedro como base de su Iglesia, le confiere poder y autoridad. Como se desprende de la primera cita bíblica, el Señor le otorga las llaves del Reino de los cielos, signo de gobierno y guía. También, declara que tendrá el poder de atar y desatar en el cielo y en la tierra, lo que quiere decir que tendrá autoridad para declarar lo que está permitido y que no lo está.

Por lo tanto, la autoridad sobre la Iglesia Universal de Cristo con la que cuenta el Papa, no es un mero capricho humano sino que es obra divina. De modo que el Obispo de Roma tiene potestad sobre cada obispo y fiel de la Iglesia.

Pero, ¿por qué Jesús habrá decidido dar a San Pedro la autoridad sobre toda la Iglesia? Porque quería la unidad de su rebaño, es decir, un solo cuerpo con una misma cabeza. Para lograrlo, como en cualquier organismo era necesario una sola autoridad, alguien que lo represente frente a los demás, que sus palabras y sus actos hablen en nombre de todos.

Por lo tanto, como fieles católicos, haríamos bien en tener siempre presente en nuestras oraciones al Papa, quien habla y actúa en nombre de la Iglesia, en nombre de Cristo.

Show More
Close