DIOSLa Charla DominicalReflexiones

¿Cuál es la imagen que tienes de Dios?

El domingo pasado felices celebramos Pentecostés, donde el Espíritu Santo nos regalaba sus dones y carismas. Hoy se nos invita a contemplar a la Santísima Trinidad, yo quiero hablarte de este Misterio como un Misterio de Amor y Comunión.

En este domingo no pretendo partir de grandes discursos teológicos, sino de la experiencia personal de cada uno de nosotros; por eso, te pregunto hoy: ¿Quién es Dios para ti? ¿Qué imagen tienes de Dios? ¿Es un Dios que te da miedo? ¿Un Dios estricto y de puros mandamientos? ¿Un Dios lejano o frío? o en cambio… ¿Es un Dios cercano y bondadosos? ¿Un Dios amoroso y que se preocupa por ti? ¿Un Dios que te demuestra su amor y su cercanía? ¿Qué imagen tienes de Dios?

He querido iniciar con estas preguntas muy importantes, ya que dependiendo de las imágenes de Dios que nos hemos idos formando a lo largo de nuestra vida, será la forma en que respondamos a esa llamada que Él nos hace de seguirlo.

Muchos, fruto de experiencias traumáticas y dolorosas; no quieren saber nada de Dios… pero hoy el Señor mismo se nos presenta como el primer interesado en sanar nuestras imágenes deformadas de Él. En el capítulo del Éxodo (Ex 34, 4-6.8-9), le sale al encuentro a Moisés y de su pueblo  y Él mismo se presenta como “El Señor Dios, compasivo y clemente, paciente misericordioso y fiel”

El pueblo había construido un becerro de oro, es decir, un ídolo… y Dios sale a su encuentro para manifestarle su amor y su perdón. Con esto comprobamos que tenemos a un Dios que es cercano siempre y está lleno de amor para cada uno de nosotros.

Esta cercanía se hace más palpable en el Evangelio (Jn 3, 16-18) el darnos cuenta de que la iniciativa de amor siempre la toma Él: “Tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga la vida eterna”.

Por tanto, al sentirnos y experimentarnos amados por Dios debemos ser este reflejo de amor con nuestros hermanos. Termino compartiendo contigo la cualidades que San Pablo le atribuye a cada una de las primeras personas de la Trinidad hoy en la Segunda Carta a los Corintios (2Cor 13, 11-13) en su saludo de despedida: “La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén siempre con ustedes”

Padre= Amor

Hijo=Gracia

Espíritu Santo =Comunión

Tags
Show More
Close