FORMACIÓNFormación de mi feSABER +

Esta es la diferencia entre la Iglesia Católica y el resto de las Iglesias cristianas

Todas las Iglesias cristianas que existen actualmente alrededor del mundo, aseguran ser la única y verdadera comunidad de Cristo. Entonces ¿Jesús fundó una o muchas Iglesias? ¿Cuál de todas es la verdadera?

Jesucristo fundó una sola Iglesia, de esto podemos estar seguros cuando recordamos las palabras que dijo a Simón: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16, 18). De esta cita, leemos de labios de Jesús “mi Iglesia”, no “mis iglesias”. Fue una sola y es la Iglesia Católica, que ha existido desde el Apóstol Pedro hasta nuestros tiempos a través de la sucesión apostólica.

Pero entonces, si sólo fue una ¿Por qué existen tantas iglesias? Fue a partir de que el cristianismo comenzó a extenderse que las divisiones y las separaciones entre sus miembros surgieron. Y esto, debido a la malicia y a la dureza del corazón del hombre. Situación que va en contra del deseo de Cristo: “Que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros” (Jn 17, 21).

El Concilio Vaticano II, en su documento Unitatis Redintgratio, reafirma la identidad única de la Iglesia Católica y llama a la unidad de los cristianos: “Promover la restauración de la unidad entre todos los cristianos es uno de los fines principales que se ha propuesto el Sacrosanto Concilio Vaticano II, puesto que única es la Iglesia fundada por Cristo Señor, aun cuando son muchas las comuniones cristianas que se presentan a los hombres como la herencia de Jesucristo; todos se confiesan discípulos del Señor, pero sienten de modo distinto y siguen caminos diferentes, como si Cristo mismo estuviera dividido. División que abiertamente repugna a la voluntad de Cristo y es piedra de escándalo para el mundo y obstáculo para la causa de la difusión del Evangelio por todo el mundo” (UR, 1).

Ahora bien, con esto no queremos decir que las demás denominaciones cristianas sean falsas, sino que sólo se reconoce que ellas no profesan la fe en su totalidad o muchas de ellas no guardan la comunión con el Papa, sucesor de Pedro. Pero, aún así, “la Iglesia Católica los abraza con fraterno respeto y amor; puesto que quienes creen en Cristo y recibieron el bautismo debidamente, quedan constituidos en alguna comunión, aunque no sea perfecta, con la Iglesia católica” (UR, 3).

De modo que, conseguir la unidad de los cristianos, es una de las tareas primordiales de la Iglesia Católica, que  como bien significa su nombre debe ser una sola. Confiamos también en la acción del Espíritu Santo que, a través de su intervención, toca los corazones de los hombres y destruye todas las barreras que provocan la división. Ya lo dice el Señor Jesús: “También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a ésas las tengo que conducir y escucharán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor” (Jn 10, 16).

Show More
Close