Amor y SexualidadFormación de mi feSABER +

¿Es permitido el uso del preservativo en la Iglesia?

El uso del condón no te hace responsable

¿Por qué la Iglesia no permite el uso de los preservativos? ¿Los preservativos evitarían la propagación del virus del VIH? ¿La Iglesia debería de aceptar el uso de los preservativos para evitar el aborto? Estas y otras propuestas se han puesto sobre la mesa de discusión con urgencia de que la Iglesia dé una respuesta afirmativa ante estas demandas de parte de la mayoría de los jóvenes.

La pregunta sería ¿El uso del preservativo es la solución del problema? Porque si el uso del condón trajera el bienestar y la maduración del hombre en busca de una felicidad responsable, entonces la Iglesia debería de inmediato no solo aprobar desde la moral el uso de este preservativo, sino que debería de promoverlo.

Pero la Iglesia siendo fiel a la Tradición, que preserva de un modo intachable el don de la vida, no puede promover el uso del condón, pues su fin es no extinguir el virus del SIDA, sino el principal de sus fines es impedir la concepción de un ser humano que no es efecto del azar sino de un acto del hombre que lo quiso y lo hizo.

La pregunta mejor aún debería ser ¿Por qué el hombre no es posible de ser responsable con sus actos? Y es que siempre tenemos una buena excusa para evadir nuestra responsabilidad, de algún modo hemos frenado nuestra maduración personal y hemos promovido la irresponsabilidad.

Los hombres y mujeres, deben de formarse en temas de sexualidad y no solo conformarse con informarse los riesgos y peligros de que se tienen al convivir sexualmente con otra persona. Si nuestra educación formara en sexualidad y valores, no anduviéramos promoviendo el uso de un preservativo, que desvía una de las finalidades de la sexualidad entre dos seres que se aman, la procreación.

El condón no solo permite que un niño sea concebido, sino que además impide que un hombre y una mujer crezcan es su sentido de responsabilidad.

Teniendo en cuenta que el acto sexual propio de los cónyuges cristianos ha sido degradado a la experiencia sexual antes del matrimonio, la famosa “prueba de amor”, una prueba barata y riesgosa en donde los que supuestamente se aman, solo comparten la cama sin un fin y objetivo trascendente, se tratan como completos objetos que satisfacen sus “necesidades” al modo de animales.

No podemos rebajar los términos, digamos las cosas como son, dejemos de intentar caer bien, esto que hemos permitido con el único fin de promover una sana convivencia con una sociedad sexista y degradada en valores, nos desfigura y aleja de la verdad.

El problema del SIDA y del aborto no se solucionan con el uso del preservativo, se soluciona con tu actuar responsable ante la sexualidad, no te olvides que es un don de Dios y nunca es un invento humano, mucho menos un derecho.

Queremos que ya no haya SIDA dejemos de a un lado la promiscuidad, hay cientos de adolescentes que ya iniciaron su actividad sexual. Y ¿que haces tú como papá? Solo te conformas promoviendo el uso del condón para que no se infecten de esta o cualquier otra enfermedad de transmisión sexual o peor aún que sean responsables de traer el peor mal para el mundo según nuestra sociedad moderna y progresista que es un hijo.

Forma a tus hijos en la responsabilidad en cada etapa de su vida, aliéntalos a que tengan madurez física y moral para prepararse para el matrimonio, y reprueba las relaciones sexuales antes del matrimonio, ellos valen más que un rato placentero. Es tú obligación, bueno si todavía tu voz tiene el peso de formar en tu familia ¡Nunca pasará de moda la responsabilidad te lo aseguro!

Show More
Close