BLOGSFormación de mi feNavidad

Conviértete en un Rey Mago para el Niño Dios

3 regalos que le puedes entregar a Jesús

Hace unos días celebrábamos el nacimiento del Niño Dios, fiesta a la cual llegamos preparados con un corazón dispuesto a recibir a nuestro Salvador en nuestras vidas, pero ¿Le tuviste algún presente listo a Jesús?

Estamos próximos a festejar la Epifanía del Señor, la cual significa que Jesús es la manifestación del amor que Dios nos tiene. Esta fiesta está enmarcada por la llegada de los Reyes Magos ante el niño Dios, al quien le llevan como presentes incienso por ser Dios, mirra por ser hombre y oro por ser Rey. ¿Hoy tú qué le quieres regalar al Niño Dios?

Hoy te puedes convertir en un Rey Mago y adorar al Niño Dios, pero no llegues con las manos vacías, hoy te presento 3 regalos que le puedes ofrecer a Jesús que acaba de nacer:

Oración constante

La oración contante es una parte esencial en nuestra vida espiritual, ya que es la manera en la cual podemos entrar en contacto con nuestro Dios. El regalarle nuestra oración constante al Niño Dios, nos lleva a ofrecerle una verdadera amistad, llena de detalles y comunicación, ya que a través de nuestra oración diaria forjaremos más ese lazo de amistad que Jesús nos ofrece, teniéndolo presente de manera diaria y constante en nuestro día a día.

Sacrificios por amor

¿Sacrificios? Sí, puede sonar muy fuerte esta palabra, ya que muchas veces el hacer algún sacrificio nos duele y cuesta mucho trabajo, pero el ofrecerle sacrificios al Niño Dios es mostrarle que siempre estará él antes que cualquier cosa en nuestra vida.

Un sacrificio real debe de tener como característica que sea algo que nos cueste trabajo dejar, ya sea porque nos gusta mucho o porque estamos muy apegados a eso. El dejar un placer y poner antes de eso a Dios, es un gran gesto de amor y respeto a él.

Actos de caridad

El deseo de hacer un bien a alguien que lo necesita es uno de los mejores deseos que el hombre puede experimentar, ya que pone el bienestar y la necesidad de otro antes que la suya. Qué hermoso regalo sería que en nuestros actos de caridad podamos ver en el otro el rostro de Jesús, y que en nosotros puedan observar también el rostro amoroso de ese Niño Dios que se hizo hombre para entregarnos su vida y amor. Mucho o poquito, no importa, lo esencial es ayudar a la persona que más necesite de cualquier cosa, ya sea una necesidad económica, física o emocional.

Que esta próxima fiesta de la Epifanía del Señor, sea para todos una gran oportunidad de volver a encontrar esa manifestación de Jesús en nuestras vidas y seamos capaces de seguir el ejemplo de los Reyes Magos, adorando a Dios que se hizo hombre y llevándole regalos verdaderamente especiales, regalos que estén llenos de amor y bondad para ese niño que acaba de nacer en nuestros corazones.

Show More
Close