BLOGSReflexiones

¿Con el eclipse comienza el fin del mundo?

Hoy toda la gente está preocupada y a la expectativa… las preocupaciones van en muchas direcciones: unos que por si verán o no el eclipse, otros que, si le tocará disfrutar de este espectáculo de la naturaleza o no, y otros, preocupados que por si este fenómeno dejará un efecto en cada uno de nosotros.

Lo que más me llama la atención es que ayer, al terminar una de las misas dominicales, se acercó una joven, le calculaba yo unos 24 años, pidiéndome que la confesara urgentemente porque le habían dicho que con el eclipse de hoy comenzaría el fin del mundo. Debo confesar que me gustó el que se acercara a confesarse, pues tenía desde su confirmación que no lo hacía, pero no me gustó la intención por la que lo hacía, ya que lo estaba haciendo por miedo de lo que le dijeron que sucedería.

Debemos estar tranquilos, el fin del mundo no será hoy con este eclipse. La misma Palabra de Dios dice que ni el Hijo del hombre sabe el día ni la hora, menos el montón de charlatanes que se aprovechan para hacer noticia y sacar dinero. Aunque también, no debemos caer en la irresponsabilidad y sí, efectivamente, debemos estar siempre preparados para encontrarnos con Dios, no sabemos el día ni la hora en la que nos llamará.

Esto me ha puesto a pensar mucho hoy y he llegado a la conclusión de que los eclipses en nuestra vida están siempre. En mi vida, este será el segundo eclipse solar que me toque presenciar, pero he tenido muchos otros eclipses en materia de fe. Déjame te explico.

¿Qué es un eclipse? Un eclipse solar se da cuando la luna pasa entre la tierra y el sol, oscureciendo la luz, ya sea parcial o totalmente. Depende del lugar del mundo donde se presencie el eclipse será apreciará diferente. Por unos momentos, el sol parece que literalmente desaparece, y la luz del día súbitamente se vuelve oscuridad. Es un fenómeno que dura ciertos minutos, y cuando pasa la luna, todo regresa a la normalidad.

Si esto lo aplicamos a nuestra vida de cristianos pasa exactamente lo mismo en nuestra vida de fe. Ya que hemos vivido muchos eclipses espirituales. Me refiero a esos momentos álgidos en los que Dios parece que se esconde, en donde no vemos con claridad en medio de las penumbras, en donde todo parece oscuro.

Tantos hermanos nuestros que sufren pruebas, batallas, dificultades en la vida diaria y que nos ponen ejemplo de fe y perseverancia, que a pesar de las circunstancias difíciles reconocen la presencia de Dios en sus vidas. Hoy, no debemos preocuparnos por tantos eclipses, por si se oscurece o no nuestra vida, sino debemos tener la firme confianza de quien está detrás de la oscuridad, Cristo, el Sol que nace de lo alto, quien nos ilumina con su Persona, quien nos alimenta con su Cuerpo y con su Sangre y quien nos fortalece con su Palabra.

¿Cuántos momentos de oscuridad has pasado en tu vida? ¿Has pasado momentos en los que tu fe tiene miles de preguntas? ¿Te has desesperado porque no encuentras respuestas? ¿Todo lo que hay es pura oscuridad? Ánimo, no tengas miedo el eclipse dura unos pocos minutos, también los eclipses espirituales duran poco y dejan en nosotros todo un cúmulo de enseñanzas maravillosas, no importa si estás pasando por un eclipse parcial o total… deja que Dios sea la luz de tu vida.

Show More
Close