BibliaGOVLOGS

¿Cómo ser un evangelizador del siglo XXI?

Biblia Go

Llevar la Palabra de Dios es tarea de todos, no solamente de los sacerdotes, religiosas, religiosos y misioneros. Y hoy más que nunca necesitamos ser apóstoles comprometidos, buscando que muchos se enamoren de Dios y crezcan en su amor, empezando por los que están a nuestro alrededor. Pero ¿Cómo podemos ser verdaderos evangelizadores?

La evangelización es tarea de todo cristiano. No hay pretextos para no cumplir con esta tarea que no es invento de la Iglesia, sino que Cristo mismo lo pidió. Para ser un verdadero evangelizador se necesita tiempo y compromiso, pero, sobre todo, un gran amor a Dios y a los demás. Por eso, queremos compartirte 4 pasos para para que puedas convertirte en un evangelizador de este siglo XXI ¿Te animas?

1.-Amor a Dios: Primero, hay que estar enamorados de Cristo. Y así como dice el dicho: “nadie ama lo que no conoce”, el evangelizador nace después de haberse encontrado personalmente con Jesús. A partir de esa experiencia de amor, tal como un enamorado, arderá en su corazón esa necesidad de compartirlo a los demás. Pero ese amor no se puede descuidar, sino que debe nutrirse constantemente. Un discípulo es aquel que está siempre con el maestro, quien lo escucha y aprende siempre de él. Por lo tanto, la oración y la participación constante de los Sacramentos, será su más importante alimento. Debe buscar que Dios sea la parte más importante de su vida y esforzarse crecer en su amor, dejándose cautivar y enamorar todos los días por Él, para así poderlo llevar a sus hermanos. Ya nos dice la Palabra: “Amen al Señor su Dios, sigan sus caminos, cumplan sus mandamientos y permanezcan unidos a Él, sirviéndole con todo su corazón y con toda su alma” (Josué 22, 5).

2.-Formación constante: Actualmente existe mucha desinformación acerca de nuestra fe, lo que produce mucha división en la Iglesia. Por lo tanto, es necesario prepararse en los contenidos de nuestra fe cristiana para saber responder a las necesidades de nuestro tiempo. La nueva evangelización está dirigida, con mayor énfasis, a los ya bautizados, pues muchos son los que, por distintas circunstancias, no han recibido la catequesis adecuada y, en consecuencia, terminan apartándose de la Iglesia por falsas y erróneas creencias, y corrientes de pensamiento. Por lo tanto, para un evangelizador, no bastará con saber algo de la fe, sino que hay que conocerla a profundidad. ¿Qué esperas? Busca formarte y crecer en el conocimiento de lo que profesas. Mira este consejo: “Que esté adherido a la palabra fiel, conforme a la enseñanza, para que sea capaz de exhortar con la sana doctrina y refutar a los que contradicen” (Tito 1, 9).

3.-Da testimonio: Ser evangelizador es dar testimonio de lo que se cree. Empezando por ser coherente con la propia vida; es decir, que tus acciones y tus palabras vayan de la mano con Cristo. Por lo tanto, tu forma de vivir la fe, hará creíble lo que proclamas. Este es el ideal de todo evangelizador cristiano. Asimismo, el testimonio debe de ir acompañado de la proclamación de la Palabra, siempre actúan unidas, nunca separadas. De esta manera, tu apostolado será real y verdadero. No olvides que tu misión es la de ser reflejo de Cristo. Debo decirte que no es cosa fácil, pero tampoco es algo imposible, te puede motivar pensar en cuántas personas tú puedes ayudar a que también se encuentren con Cristo. Tantas personas que necesitan de tu testimonio, enamóralas del Señor Jesús con las palabras y con tu testimonio de vida. Como dice el apóstol Santiago: “Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen del sustento diario, y alguno de ustedes les dice: vayan en paz, pero no les dan lo necesario para el cuerpo, ¿de qué les sirve? Así también la fe, si no tiene obras, está muerta” (St 2, 17).

4.-Salir al encuentro de los demás: Un evangelizador no puede quedarse encerrado en su casa u oficina, debe salir al encuentro de los demás. Esta es una tarea fundamental del evangelizador, salir por amor, caminar entre toda la gente como Cristo lo hacía, siendo cercano a quien más lo necesitaba. Sin buscar señalar ni condenar, sino ser cercano y estar dispuesto a escuchar; pues a los demás no les importara mucho lo que tengas que decirles, si primero no demuestras cuánto te interesas por cada uno de ellos. Quien ha tenido un encuentro con Cristo y se mantiene cercano a él, buscará salir al encuentro del otro en nombre del Señor. ¡Seamos Cristos en la tierra! Ya nos dijo el Señor: “Y les dijo: Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16, 15).

Una fe que no se comparte es una fe muerta. ¡Anímate y conviértete en un evangelizador! Tú puedes ser el puente para que muchos puedan encontrarse con Dios, con tu ejemplo de vida alegre y coherente.

 

Show More
Close