Formación de mi feIglesiaVida con sentido

¿Cómo podemos caminar hacia la santidad?

Las 3 R´s para la santidad

En algún momento de nuestra vida, hemos escuchado la frase: “Todos estamos llamados a ser santos”. Me queda muy claro que es fácil decirlo, pero no es fácil el trabajo que se tiene que realizar para llegar a ser santos. Todo inicia en tu día a día, ya que el camino a la santidad es un caminar diario, buscando que todo lo que hagas en tu vida sea bueno, y así, puedas santificarte a través de tu trabajo diario y tus labores habituales.

Actualmente, muchos de los nuevos santos que nos propone la Iglesia como modelos de santidad, son ejemplos cercanos a nosotros y de personas que llevaron una vida común  y ordinaria, pero vivida con extremo amor, lo cual los llevó a santificarse.

Por eso, hoy te compartimos las 3 R´s para llegar a la santidad.

RECONOCE

Es muy importante tener un ejemplo a seguir para ser santos, ya que en este ejemplo encontraremos referencias de cómo actuar en la vida para poder llegar a la santidad. En este punto es importante que tengas un santo patrono, ya sea por el santo del día de tu nacimiento, o bien, que busques a algún santo al que seas a fin, ya sea por su vida, su manera de pensar o que sea el santo patrono de tu oficio o profesión.

Los ejemplos de santidad que el Papa Francisco nos propone últimamente son laicos, los cuales te pueden ayudar, o bien, te puedes identificar con ellos, ya que son madres y padres de familia, hijos y personas comprometidas con Dios y con la Iglesia. No pierdas la oportunidad de identificarte con alguno de ellos, te ayudará mucho para guiarte en el camino de la santidad.

Recuerda que al tener a un santo como modelo, no quiere decir que vamos a aspirar a ser tal cual como el santo, ya que la santidad es configurarse con Cristo. Lo que hacemos es reconocer la obra que Dios hizo en ellos y son simplemente una inspiración para alcanzar la configuración con Cristo.

REPITE

Cuando ya tengas seleccionado a un santo, es importante el repetir o imitar sus acciones y tomarlo como guía en la manera de vivir el día a día. En la forma en la que vivió su vida, encontrarás una guía palpable de cómo configurarse con Jesús y de la forma en la que tú también, puedes y debes, llegar a la santidad.

REESTRUCTURA

Dicen que “no existe santo sin pasado, ni pecador sin futuro”. Esta es una frase muy cierta que tiene mucha razón, ya que, la mayoría de los santos, también cometieron errores, tuvieron un momento fuerte de conversión que los hizo cambiar el rumbo de sus vidas. Pero siempre lucharon por dejarse transformar, logrando cambiar lo malo por algo bueno, y esto sólo lo lograron, estando cerca de Dios.

Siempre es importante reestructurar nuestra vida, hacer un examen de conciencia y revisar lo bueno y malo que hemos hecho, para poder enfocar nuestro andar en un sólo objetivo, ser santos.

Recuerda que todos estamos llamados a ser santos, sólo que el trabajo para lograr esto es personal y debe ser constante; fácil no es, ya que siempre será un reto el enfrentarte a mejorar como persona y tener como prioridad tu vida espiritual.

Show More
Close