IglesiaSABER +

¿Cómo debe votar un católico?

Dentro de pocos días, en mi país serán las elecciones para elegir al Presidente de la República para los siguientes 6 años. Como católico, quiero tomar la mejor decisión de entre todos los que ahora se postulan como candidatos ¿Qué es lo qué debo tomar en cuenta para elegir bien? Si ninguno me convence ¿Sería mejor no votar? Vamos a responder a estas preguntas.

Ejercer el voto es un derecho y a la vez una obligación como ciudadano. Mediante el cual se decide el rumbo que ha de tomar una nación para su crecimiento y desarrollo. Por lo tanto, es la oportunidad para expresar, de forma individual y colectiva, la voluntad del pueblo sobre los asuntos que importan. De modo que, votar, es una de las decisiones más importantes que un elector debe tomar. De allí la responsabilidad tan grande de que todos participen en los comicios electorales.

En definitiva, podrá darse el caso que más de algún candidato no comparta los valores y principios de nuestra fe, pero hay que recordar que, al votar, consideramos una variedad de temas que son importantes para todos. Entre ellos están los económicos, laborales, educación, familia, vida, salud, medio ambiente, etc.

Es poco probable que un solo candidato coincida en totalidad con lo que importa a cada ciudadano, de modo que, más de una alguna vez, habrá que votar por alguien que difiera en alguna de ellas. Como católico, evidentemente, debemos evitar votar por aquel que se oponga a temas trascendentales y esenciales como son: la vida, el matrimonio y la familia.

Para la Iglesia estos temas son innegociables y, atentar contra ellos, es atentar contra el bien común de la sociedad. En consecuencia y en congruencia con nuestra fe, aquellos candidatos que no defiendan y respeten esos principios no pueden ser elegidos por un católico.

Lo que hay que dejar claro es que no podemos abstenernos de votar por el sólo hecho de no coincidir con alguno de los candidatos, puesto que eso implicaría dejar la puerta abierta para que, aquellos que no tengan nuestros valores cristianos, sean quienes terminen decidiendo quién y cómo se gobernará el país. No votar es un grave acto de irresponsabilidad ciudadana.

El voto de un católico no es sólo una distinción social, sino una identidad propia de lo que cree y de lo que vive. Su voto debe ir en contra de cualquier candidato que promueva proyectos, leyes e ideas que denigren la dignidad humana. Un verdadero católico buscará votar por aquellos candidatos que favorezcan la paz en todos los ámbitos y busquen el correcto desarrollo de una sociedad que custodie lo más importante.

Por lo tanto, es esencial que, como ciudadanos católicos, nos informemos sobre la opinión de los distintos candidatos en relación a los temas que nos importan, para así poder ejercer un voto consciente y responsable. Debemos conocer sus plataformas políticas y no sólo votar por lo que dice la mayoría.

Queda claro, entonces, que podemos votar por un candidato que, tras haber conocido bien sus propuestas y opiniones, pareciera ser el más respetuoso de los valores de nuestra fe, aunque, incluso, rechaces algunos, pero custodie los más importantes. Estamos llamados a defender nuestra fe en todos los ámbitos de nuestra vida. Vota como católico de una forma consciente.

 

 

Show More
Close