BLOGSMatrimonioVida con sentido

¡Auxilio, mi matrimonio se viene abajo!

6 pasos para reconstruir mi matrimonio

Una crisis matrimonial, hoy en día, es muy común, ya sea en matrimonios que llevan muchos años o en esposos que llevan poco tiempo juntos. Las razones para que exista una crisis en el matrimonio pueden ser varias, pero muchas se resumen en la falta de atención al otro, se olvidan que un matrimonio es como una planta, se tiene que cuidar, regar y estar atento a las diferentes necesidades que pueda llegar a tener.

En la mayoría de los casos, buscan solucionar estos problemas, algunos lo hacen muy inestable y pueden salir de la crisis, pero otros se cansan pronto del trabajo que implica y se dan por vencidos, pero ¿Cómo se puede reconstruir un matrimonio?

Si tu matrimonio está pasando por alguna dificultad, no te desanimes, confía en Dios, pero trabaja duro en lo que a ti te corresponde. Por eso te invito a que te pongas guantes, consigas pala, pico y diferentes instrumentos de construcción, porque a continuación hablaremos sobre 6 pasos para reconstruir un matrimonio:

DIOS PRIMERO

El primer paso para reconstruir un matrimonio es contar con un excelente arquitecto, el cual es Dios, para que pueda diseñar, planear y llevar a cabo este proyecto. Así que pide su apoyo de manera personal, pero también es importante el que, como matrimonio, le pidan ese apoyo a Dios, seguro que él será feliz de ser parte de este proyecto de reconstrucción.

Recuerden que al casarse, ya no son dos, sino una sola carne. Por eso, también es muy importante que aprendan a compartir la fe juntos y que de la misma manera se acerquen a ese Dios bueno que quiere reconstruir su matrimonio.

ADIÓS DISTRACCIONES

El trabajo, el celular, el gimnasio, la rutina diaria, entre otras cosas, son los distractores principales para no voltear a ver a tu pareja. Agarra tu pico y quita todo lo que no te deja prestar atención y, en consecuencia, provoca que descuides a tu pareja.

No te estoy pidiendo que dejes por completo todo lo anterior, pero sí que hagas una jerarquía en tu vida. Deben de aprender a darse cuenta qué cosas son las que pones como prioridad, antes que tu matrimonio, para que aprendas a separarte a tiempo.

CAMBIA EL “TÚ POR EL “YO”

En una reconstrucción se escuchará, frecuentemente, un “Tú nunca…”, “Tú siempre me…” Alto, detente, no sigas viendo al de enfrente; antes de hablar y juzgar, vete en un espejo y cambia los recamos por “Yo necesito…”. Es muy importante que aprendas también a compartir tu sentir, para que tu esposo o esposa sepa lo que estás esperando y no sólo se lo reclames. También hay que aprender a preocuparse por las necesidades del otro, no sólo intentar que mis necesidades queden resueltas.

MUESTRA INTERÉS

En un alto porcentaje de las crisis matrimoniales, la falta de atención en el otro es constante y es el punto que se debería hacer un hábito. Como por ejemplo, el preguntar ¿Cómo te fue hoy? ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes? Es una muestra real del interesarte por tu esposa o tu esposo. Busca que sea un buen hábito el hacer estas preguntas, notarás el cambio en tu relación si las realizas constantemente y a conciencia.

DEMUESTRA AMOR

Cuando inicia una relación, todo es hermoso, pero cuando pasa el tiempo, puede ser que los detalles y las muestras de cariño pasen a segundo término. Aquí es el momento donde agarramos nuestra pala y mezclamos el material para lograr tener un cimiento fuerte que una los ladrillos de esta reconstrucción.

BUSCA UN BUEN MODELO A SEGUIR

Parte importante es el saber hacia dónde va este proyecto de reconstrucción matrimonial, y no hay mejor modelo a seguir que el de la Sagrada Familia de Nazareth. Las esposas tienen el ejemplo María como esposa de San José, mientras que los esposos, en San José encuentran un extraordinario ejemplo como esposo y varón. Ambos sigan los pasos de María y José y serán excelentes esposos.

Sé que no es algo fácil el reconstruir un matrimonio, pero si no inicias la reconstrucción y pones todo lo que está de tu parte para sanar la crisis matrimonial, ésta se podría hacer cada vez más grande y grave. No pierdas tiempo, entra en oración y en acción para reconstruir tu matrimonio.

Show More
Close