DIOSLa Charla DominicalReflexiones

¡Ánimo! Jesús llama a los pecadores

El domingo pasado, el Señor nos invitaba a purificar  todas las falsas imágenes que tenemos de Él, para descubrirlo como un Dios amor que se preocupa por su pueblo. Hoy, Jesús nos recuerda que sintió compasión por los que andaban como ovejas sin pastor y llama a 12 para que estuvieran con él.

A lo largo de la historia ha sucedido muchas veces que grandes pintores o escultores, o incluso músicos, han fallecido antes de terminar importantes obras y son sus discípulos quienes conducen el trabajo iniciado. Jesús vino al mundo  a iniciar la gran obra del Amor de Dios en nosotros y llamó a doce para que fueran los continuadores de la misión.

Al igual que el Evangelio de Mateo (Mt 9, 36 y 10,8) que describe que Jesús vió multitudes que estaban extenuadas y desamparadas como ovejas sin pastor, sintió compasión de ellas; también hoy hay muchas ovejas que vagan sin rumbo, que van caminando desesperanzados por la vida, esperando quien los guie.

Sería lógico pensar que un buen pintor  o escultor escoge a alguien con madera y cualidades para ello a quien le va a ayudar… Pero con Jesús siempre hay excepciones, ya que a los doce que escogió no eran precisamente los mejores ni los más santos. Eran hombre sencillos, sin preparación, débiles, pecadores y algunos con mala reputación:

Pedro: El dormilón, el que lo niega, el agresivo

Tomás: El incrédulo

Mateo: el cobrador de impuestos, el que cobraba de más.

Juan y Santiago: Los que querían ser importantes, los avariciosos.

Judas: el traidor.

¿Cómo ves? Escogió  una que otra fichita.. hombres débiles, pecadores, de corazón duro al inicio. Pero éstos,  a su momento,  se dejaron guiar por el Espíritu Santo y continuaron la obra del Maestro.

Cada uno de nosotros, tal vez igual de pecadores que estos hombres llamados por Jesús, somos invitados a seguir al Señor para conocerlo, amarlo y predicar a nuestros hermanos. Repasar esta lista nos debe dar esperanza, ya que Jesús miró no las apariencias, sino el interior del corazón de cada uno y se sabe que basta un poco de generosidad para que Él haga su obra.

El Evangelio dice que “Les dió poder para expulsar a los espíritus impuros y curar toda clase de enfermedades y dolencias”… También a todo aquél que sigue al Señor y se dejó transformar por su Gracia se convierte en factor de cambio para los demás… Estamos llamados a con nuestro testimonio de amor, cambiar y sanar tantas enfermedades del alma de nuestros hermanos.

Y les dió un mandato: “Vayan por las ovejas perdidas de la casa de Israel”.. Debemos ir por aquellos que están alejadas de Dios; no debemos ser indiferentes a ellos.

 

Tags
Show More
Close