BLOGSValores y Virtudes

4 pasos para aprender a tener paciencia

¡Cuánto es que nos cuesta esperar! La impaciencia aparece con mayor frecuencia en muchos de nosotros debido a las múltiples actividades que realizamos día con día. ¿Cuántas veces, al ir de compras se vuelve un calvario el tenernos que formar para pagar en una fila que parece interminable?

La realidad es que no sabemos esperar. Se nos ha enseñado a vivir a prisa, a tener todo al alcance y al momento; lo que deriva en un constante estrés y una frustración en nuestra vida cuando las cosas no salen como nosotros deseamos.

Sin embargo, las mejores decisiones no se deben tomar a prisa, en ocasiones es correcto detenernos un momento y reflexionar sobre qué es lo más nos conviene, para así obtener el resultado que buscamos.

En estos tiempos, con el uso de la tecnología, pasamos el tiempo en constante comunicación, ya sea por llamada o mensajes, al caminar con el móvil en la mano, conducir nuestro automóvil con el manos libres o incluso al pasar el tiempo con alguien, tenemos el celular al lado por si alguien más nos habla, porque la tecnología nos facilita la inmediatez. Creemos que podemos adelantarnos a qué pasará mañana, y lo que ocurre es que nos perdemos del presente.

La práctica diaria de la paciencia se puede convertir en un hábito admirable que al alcanzarlo hace nuestra vida más sencilla y ligera. Además, nos permitirá vivir el aquí y ahora. Por ello, resulta útil centrar nuestra atención en cada momento que vivimos.

Debemos vivir todo desde la paciencia, con la tranquilidad de que las cosas ocurrirán de forma natural, sin presionar o forzar o incluso hasta sin buscarlas. Cada día llegará, con sus tristezas y alegrías, no podemos estar con la ansiedad encima por adivinar que vendrá, solo debemos  disfrutar y aprovechar el momento presente, ya nos lo dice el Señor Jesús: “No se preocupen por el día de mañana, pues el mañana se preocupará por sí mismo. A cada día le bastan sus problemas.” (Mt 6, 34).

Por eso, hoy te comparto estos pasos para que puedas desarrollar la paciencia:

1.-Meditar: Darnos cuenta que no podemos controlar todo, ni las filas ni el tráfico. Somos responsable de nuestro propio comportamiento. No podemos sentirnos siempre ansiosos o frustrados por cada situación que se nos presenta. La recomendación es hacer lo mejor de nuestra parte, sin olvidarnos de que como seres humanos nos equivocamos y cometemos errores; pero siempre tenemos la oportunidad de aprender de ellos.

2.-Vivamos el hoy: Enfrentemos cada día con entusiasmo y disposición. Aprendamos de cada momento, disfrutemos cada paso que damos. Acepta el momento tal cual es.

3.- Evita enojarte por nada: Habrá personas y momentos que nos harán perder la paz y la serenidad. Lo importe es darle el valor trascendental que merecen y si no lo tienen, darle la vuelta a la página.

4.- Tomar todo con alegría: Ante todo, debemos mostrar siempre un buen ánimo ante cada situación que vivimos, esto nos ayudará a ver cada circunstancia de una manera distinta.

Alcanzar la paciencia será  una cuestión de completa voluntad y trabajo. ¡Animo, no te desesperes, porque la paciencia todo lo alcanza!

 

Show More
Close