¿Vives presa del pesimismo? Te digo cómo superarlo

¿Has experimentando en tu vida un momento de fracaso y desesperación? ¿Pareciera que nada puede salir mejor? Estos sentimientos nos pintan el ambiente de color gris y nos hacen creer que no hay salida, por tanto, le damos la bienvenida al pesimismo y éste toma asiento en nuestra vida.

Que mal acostumbrados estamos a pensar negativamente, somos expertos en dejar que nuestros pensamientos se tornen catastróficos y nos hagan tirar la toalla. Muchos piensan que su vida no es más que el resultado de un efecto domino que parece no terminar y  se pasan la vida lamentándose, como si alguien conspirara en su contra. Si bien es cierto, las malas experiencias nos dejan un mal sabor y muchas veces son difíciles de superar, no es motivo suficiente para profetizar nuestro futuro ante estas situaciones.

Decía Winston Churchill: “Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad y un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”. ¿Qué actitud tomas ante las situaciones difíciles? Déjame decirte que tus pensamientos y, en consecuencia, la actitud que tomes ante ellas, definirá con seguridad el sentido de lo que venga.

Una persona pesimista se aferra en creer que no merece la pena luchar, pues haga lo que haga nada va a cambiar. Son presa fácil de la desesperación y de la tristeza, lo cual los llevará a vivir sumergidos en un laberinto sin una aparente salida y, como consecuencia de ello, verán su futuro demasiado dramatizado y todo esto no es más que un temor infundado. En cambio, el optimista, a pesar de las consecuencias que puedan presentarse, decide tomar el riesgo de mejorar.

Si bien, no podemos adivinar el resultado de nuestras acciones, tampoco debemos quedarnos cruzados de brazos y esperar a que llegue la solución o, incluso, acudir a medios esotéricos para que nuestra “mala suerte” comience a cambiar de un día para otro, como arte de magia.

La solución, sin lugar a dudas, será cambiar la actitud, todo es cuestión de modificar nuestros pensamientos y tomar para sí una conducta positiva, a pesar de las posibles dificultades. Esta lucha nos comprometerá a cambiar mucho de nosotros, empezando por aquellos hábitos que no nos ayudan y nos producen malestar.  Te invito a que decididamente cambies esos malos hábitos por una actitud más ajustada al problema o a la realidad.

Finalmente, una persona que decide luchar contra el pesimismo, aprenderá a no darse por vencido antes de tiempo. Busquemos alternativas para superar los problemas y ante todo aprendemos de las experiencias negativas. Si te equivocaste, acéptalo, no te sientas culpable o frustrado, recuerda que Dios siempre nos da segundas oportunidades para buscar nuestra verdadera felicidad.

El Papa Francisco nos dice:

No nos dejemos encarcelar por la tentación de quedarnos solos y decaídos, quejándonos por lo que sucede. No cedamos a la lógica inútil del miedo al repetir con resignación que todo va mal y nada es como antes. Esta es la atmósfera del sepulcro. El Señor deseaba, en cambio, abrir el camino de la vida, el del encuentro con Él, de la confianza en Él, de la resurrección del corazón”.

About Daniel Alberto Robles Macías

Daniel, Abogado de profesión y católico por convicción; entregado de tiempo completo a la evangelización. "No tengan miedo de mirarlo a Él" San Juan Pablo II

Check Also

Una llave maestra que mejora la comunicación en pareja

Bienvenidos a una ¡CÁPSULA DE ALEGRÍA! Hoy quiero darte una llave maestra que te ayudará …

4 pasos para aprender a tener paciencia

¡Cuánto es que nos cuesta esperar! La impaciencia aparece con mayor frecuencia en muchos de …