Toma nuevas perspectivas de tus problemas


No te ahogues en un vaso de agua en tus problemas, siempre hay una solución a cada uno de ellos. La mayor de las veces los problemas nos ciegan y no permiten que veamos la realidad como es. Acércate a Dios y verás como tus problemas cambian de perspectiva.

Toda la vida nos encontraremos con obstáculos a superar. Además, se nos harán presentes ciertas situaciones dolorosas, las cuales no quisiéramos jamás, pero que son indispensables para que podamos ir madurando humana y espiritualmente.

La fe, al ser una virtud, se debe de ir ejercitando y ésta deberá de ir creciendo conforme hacemos actos de fe. Alguien que se ahoga en un vaso con agua por la situación en la que vive debe salir de ese estancamiento e incrementar su fe.

La fe va también acompañada de la esperanza, la cual es la virtud que nos ayuda a poner todo nuestro empeño en esperar las cosas de Dios, pero no una espera pasiva, sino una espera activa que me lleve a descubrirlo en la vida diaria. Por tanto, nunca debemos desesperar en nuestras situaciones límite. Dice San Pablo que “la esperanza no quedará defraudada, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado.” (Rm 5,5)

Un gran personaje de la historia como es Gilberto Keith Chesterton nos recuerda que “la esperanza es la fuerza que nos llena de ánimo cuando estamos desesperados”. Ábrele tu corazón a Dios a través de la oración y de la práctica asidua de los sacramentos, ahí su gracia se nos regala y ésta nos va a fortalecer para poder tomar nuevas perspectivas de nuestros problemas.

Quiero citarte al Papa Francisco en el Mensaje para la celebración de la XLIX Jornada mundial de la paz:

Las guerras y los atentados terroristas, con sus trágicas consecuencias, los secuestros de personas, las persecuciones por motivos étnicos o religiosos, las prevaricaciones, han marcado de hecho el año pasado, de principio a fin, multiplicándose dolorosamente en muchas regiones del mundo, hasta asumir las formas de la que podría llamar una «tercera guerra mundial en fases». Pero algunos acontecimientos de los años pasados y del año apenas concluido me invitan, en la perspectiva del nuevo año, a renovar la exhortación a no perder la esperanza en la capacidad del hombre de superar el mal, con la gracia de Dios, y a no caer en la resignación y en la indiferencia. Los acontecimientos a los que me refiero representan la capacidad de la humanidad de actuar con solidaridad, más allá de los intereses individualistas, de la apatía y de la indiferencia ante las situaciones críticas.

About P. José Luis González Santoscoy

José Luis es Sacerdote de la Arquidiócesis de Guadalajara, México. Tiene mucho gusto por la lectura, el cine y es un apasionado de la magia. Comprometido con la evangelización a través de los medios de comunicación.

Check Also

Magia con Mons. Octavio Ruiz Arenas

La Nueva Evangelización nos invita a llevar el mensaje de Cristo a todas las personas, …

¿Haz sentido alguna vez que Dios te abandonó?

Cuando pensamos que Dios se ha alejado de nosotros, o incluso, que nos ha abandonado, …