¿Te haz experimentado amado?

¿Cómo es el amor para que alguien sea capaz de dejar todo por un ser querido? ¿Qué efecto tiene en la vida del hombre el experimentarse amado? Pues bien, el amor es  la fuente de toda acción humana. El hombre fue creado por el amor y para dar amor, le da identidad y lo convierte en el único ser capaz de experimentarlo.

Pero, ¿qué tan capaces somos de amar verdaderamente? Habría primero que descubrir qué tanto hemos experimentando en carne propia el amor en su plenitud, ya que como dicen: “Nadie da lo que no tiene”. Por eso, es muy importante que antes de intentar amar nos preguntemos si verdaderamente me he experimentado amado.

Comenzaré diciéndote que Dios te ama. Sí, pudiera sonar a una frase muy trillada, pero, si en verdad tomáramos conciencia de la profundidad que tiene y de lo que en realidad significa, nuestra vida tendría otro sentido. Eres una creación de amor, fuiste pensado y creado con mucho esmero y dedicación. El amor ya está integrado en tus genes y en tu persona, acaso ¿eres consciente de eso?

No vivimos felices porque, en realidad, no hemos experimentado el amor verdadero o porque no amamos. Más de algunos han querido reducir el amor a un simple sentimiento, a una mera cuestión carnal o a sólo “sentir” ¡Qué tristeza! El amor verdadero no puede basarse en meras emociones y sentimientos, porque estos cambian constantemente dependiendo de la situación, lugar, tiempo, modo, etc.

Contrario a esto, el amor en su expresión máxima, no conoce de tiempo, modo ni lugar. Simplemente recuerda lo que nos dice San Pablo: “El amor es paciente y muestra comprensión. El amor no tiene celos, no aparenta ni se infla. No actúa con bajeza ni busca su propio interés, no se deja llevar por la ira y olvida lo malo. No se alegra de lo injusto, sino que se goza en la verdad. Perdura a pesar de todo, lo cree todo, lo espera todo y lo soporta todo. El amor nunca pasará” (1º Cor 13 -4-8).

Reducir el amor a una cuestión sensible y placentera, es egoísmo y es contrario a la verdadera esencia del amor. El amor es entrega generosa y compromiso firme, además de que siempre buscará ser fiel, total y responsable. Debemos donarnos, salir de nosotros mismos para entregarnos al otro. Decía San Agustín: “Si no quieres sufrir no ames ¿pero si no amas, para qué quieres vivir?” Así es, el amor, en algunos momentos, puede producir dolor, ya que nos exigirá una donación total, aun así, no tengas miedo de amar. Recuerda que la Madre teresa de Calcuta decía “Amar hasta que duela”.

Por amor fuimos salvados en Cristo nuestro Señor, un acto de amor incomparable porque “¡Tanto amó Dios al mundo! Le dio al Hijo Único, para que quien cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Jn, 3, 16). Sólo Él transforma nuestro egoísmo y nos configura como hombres nuevos, capaces de amar y de donarnos. ¿Quieres experimentar el amor? ¡Déjate amar por Él!

About Daniel Alberto Robles Macías

Daniel, Abogado de profesión y católico por convicción; entregado de tiempo completo a la evangelización. "No tengan miedo de mirarlo a Él" San Juan Pablo II

Check Also

¿Cómo trabajar la paciencia?

Vivimos en un mundo que cada vez camina más aprisa. El ritmo de la vida …

¿Cómo saber si es la persona indicada?

Esta es la pregunta del millón, hay tantas personas que me han cuestionado sobre ¿cómo puedo …