¿Cómo superar una separación amorosa?

En toda relación sentimental hay subidas y bajadas. Pero a veces, por muchas situaciones se decide dar por terminada la misma, causando diversos sentimientos en ambas partes.  Por eso hoy  te compartimos estos 4 consejos que te ayudarán para que puedas superar una ruptura sentimental:

1.-No te aferres: Sé muy bien que en esos momentos olvidar resulta ser una palabra imposible, luego de haber pasado muchos bonitos momentos con la otra persona y tener muchos recuerdos con ella, lo hace más difícil. Seguramente pensarás que no podrás vivir sin la otra persona, que nunca conocerás a nadie más o incluso declaras que no te volverás a enamorar, ¡Pero alto! Nada está perdido, debes entender que éste será un proceso y no hay una palabra mágica para olvidar de un día para otro y seguir como si nada hubiera pasado. Los buenos y bonitos momentos, nunca se olvidan. Seguro que vendrán recuerdos, sentimientos, tristezas y suspiros, pero eso no quiere decir que no podrás superarlo ¡En estos momentos, acércate a Jesús! Él conoce en carne propia qué es el sufrimiento y la angustia, ofrécele todo lo que estás pasando, ya que sólo él lo puede sanar. Recuerda sus palabras “Vengan a mí los que van cansados, llevando pesadas cargas, y yo los aliviaré.” (Mt 11, 28).

2.-Perdona: Con independencia de quién decidió terminar la relación es importante no buscar un responsable de lo que pasó, preguntarte si diste más o menos o qué dejaste de hacer, sólo provocará hacer más grande tu herida. ¡Ya deja de juzgarte tan duro y perdona tus errores, o los de la otra persona! Entiendo que el dolor que experimentas es profundo y quizás hasta injusto pero ¿Qué caso tiene continuar guardando rencor? ¿Quieres pasar este trago amargo? Hay que perdonar. Un fraile dominico decía: “¿Quieres ser feliz un instante? Véngate. ¿Quieres ser feliz toda la vida? Perdona”. Y es que perdonar no es olvidar lo que te ha pasado, ese sería un error. De eso se trata el noviazgo, siempre hay algo que aprender de lo bueno o malo que pasó en tu relación, cuando seas capaz de recordar sin dolor lo que has vivido, habrás dado un enorme salto para darle vuelta a la página. ¡No te dejes encarcelar por el dolor y el rencor! ¡Dios te hizo libre de toda atadura! Ya nos dice San Pablo “Más bien sean buenos y comprensivos unos con otros, perdonándose mutuamente, como Dios los perdonó en Cristo” (Ef 4, 32).

3.-Aprende a sanar: Este proceso de sanación es difícil y llevará su tiempo, siempre y cuando estés dispuesto a hacerlo. En la medida que aceptes tus sentimientos, el duelo seguirá su proceso y poco a poco dejará de afectarte. Hay que entender que no hay un tiempo estipulado para vivir el duelo, y no por eso debes acelerarte o dejarte llevar por emociones fuertes y del momento, porque muchas veces te puede salir más caro. ¡Se valiente y aprende a respetar tus tiempos! Eso de que un clavo saca a otro clavo, no funciona, hace más grande la herida.  ¡Decídete a confiar en Dios! Él tiene el control de todo lo que estás pasando y te está puliendo, como su obra maestra. Confiar en Dios significa que, aunque no estés seguro del porqué pasan las cosas, ni tengas todas las respuestas, puedas estar seguro que todo es para tu propio bien. Grábate las palabras de San Pablo: “También sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman, a quienes él ha escogido y llamado” (Rm 8, 28).

4.-Guarda tu corazón: Por el amor fuimos creados y estamos llamados a vivir en el amor; por tanto, debes cuidar la fuente del amor, es decir, guardar tu corazón. Esto no quiere decir que cierres las puertas a experimentarlo nuevamente, al contrario, debes prepararlo y fortalecerlo, esto te ayudará a evitar situaciones similares en el futuro y te asegurará que puedas vivirlo plenamente. Cuida tus emociones, no te cuezas al primer hervor ni te derritas a las primeras palabras bonitas, antes que todo pregúntale a Dios qué es lo que quiere para ti, si estás listo para abrirte de nuevo. En lo que llega esa persona que está destinada para ti, te invito a vivir cada día para el Señor, con la fe y la certeza de que Dios te recompensará con una persona que sobrepasará todas tus expectativas. ¡No tengas miedo de entregarle tu corazón a Dios! Sólo así podrás amar de verdad. No olvides sus palabras: “Dame, hijo mío, tu corazón, y que tus ojos hallen deleite en mis caminos” (Prov 23, 26).

Si hoy tú te decides a sanar tu corazón, te proponemos abrirte a la gracia de Dios, déjate acompañar y confía en que de su mano jamás caerás. Recuerda que si te decides a caminar con Cristo tu vida tomará un nuevo rumbo y todo será nuevo “Por tanto, el que está en Cristo, es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo.” (II Cor 5, 17).

 

About Daniel Alberto Robles Macías

Daniel, Abogado de profesión y católico por convicción; entregado de tiempo completo a la evangelización. "No tengan miedo de mirarlo a Él" San Juan Pablo II

Check Also

¿Cómo puedo vencer mis vicios?

Hay algunas estadísticas en nuestro país dicen que más de 2.3 millones de menores de …

¿Cómo mejorar la relación con mis papás?

Muchos chavos se han acercado conmigo llenos de tristeza, enojo y frustración debido a los …