¿Se puede perdonar una infidelidad?

Hace algunos días platicaba con una persona que me compartía el dolor por el que pasaba al haber experimentado la infidelidad de su pareja tras varios años de relación. Su dolor más fuerte, aún a pesar del daño, era que no sabía si debía perdonarlo. ¿Qué es lo más correcto? Me preguntaba ella, puesto que era una ferviente católica y sabía lo que significaba otorgar el perdón a alguien a quien amaba y le había hecho tanto daño.

Su situación me conmovió y, a la vez me cuestionó mucho, al darme cuenta que ninguno de nosotros estamos exentos de experimentar situaciones como esas. Independientemente de nuestra relación con Dios, no podremos evitar momentos de dolor y sufrimiento. Viviremos la misma angustia y sentimiento de traición que aquel que no conoce a Dios.

Pero me seguía preguntando ¿La infidelidad tiene solución para mí como católico? ¡Claro! Dicen por allí que todo tiene solución menos la muerte, y más para un cristiano que ha experimentado la misericordia de Dios, siempre debe tener esperanza ante las dificultades; el problema es que a veces se nos olvida el amor que Dios nos tiene. Si bien, aunque no podemos eliminar el dolor por el que hemos pasado, no hay que darle peso ni dejar que él nos controle, pues no podremos tomar la mejor decisión, cuando nos dejamos llevar por el dolor, nuestras decisiones no son objetivas.

Las heridas pueden sanar si estamos verdaderamente abiertos al perdón, el cual debe ser gratuito y libre. Con esto no estoy diciendo que sea fácil y rápido, sé muy bien que se vive de forma dolorosa y dramática, es una lucha constante entre el dolor y la fe. Pero existe la posibilidad de ofrecer cada sentimiento y pensamiento negativo a Dios, y no en forma de resignación, sino con una esperanza que va más allá de nuestros pensamientos. Hasta que no te decidas a dar el primer paso, el del perdón, no lograrás ser libre.

Hoy te invito a que te abras a recibir la ayuda de alguien de tu confianza, de algún sacerdote o amigo cercano, éste será el primer paso. Deja a un lado la vergüenza y el orgullo, y experimenta la misericordia de Dios en tu vida a través de los demás.

No debemos olvidar que el perdón es algo que se da gratuitamente y sin presiones. Darlo es abrir la puerta a la reconciliación. No es nada sencillo y más cuando la situación es aún más grave; por tanto, otorgarlo por aquel quien ha sufrido el dolor es una travesía de emociones y sentimientos. Nunca olvides que perdonar es un proceso, decir perdón puede sonar muy fácil, pero no es lo mismo que experimentarlo en carne propia, no te desesperes, sí puedes.

Para poder perdonar una infidelidad es necesario que quien ha provocado el daño tenga la intención de repararlo. Si esto no sucede, no puede darse la restauración en la pareja. Perdonar a la esposa o al esposo que fue infiel no significa tolerar la infidelidad y seguir como si nada pasara, sino recibirlo con un perdón sincero cuando se ha arrepentido de su error, y esto por un bien mayor divino.

No olvidemos que el amor entre el hombre y la mujer es el vivo reflejo del amor de Dios, testigo de esa unión eterna. Para un cristiano nada es imposible, puede haberse fracturado la confianza, pero si uno de los dos está dispuesto a luchar y continuar de la mano de Dios su matrimonio, grandes cosas pueden ocurrir.

Nuestra relación con Dios debe ser sólida porque sólo así entenderemos la diferencia entre el perdón misericordioso del Padre y el pensamiento humano que se niega a dar el perdón. Dios es el autor de todo nuevo comienzo, sólo Él te dará las fuerzas para que logres perdonar a quien te ha lastimado.

¡Atrévete a dar este paso!  Aceptar a la persona que nos ha ofendido o dañado, no es olvidar su errores y fracasos, ni que todo deba seguir igual. Sólo es eliminar del corazón ese deseo de venganza y cambiarlo por el del amor divino que nos invita a perdonar siempre.

 

 

 

 

About Daniel Alberto Robles Macías

Daniel, Abogado de profesión y católico por convicción; entregado de tiempo completo a la evangelización. "No tengan miedo de mirarlo a Él" San Juan Pablo II

Check Also

¿Cómo sanar las heridas del pasado?

Como seres humanos es inevitable no habernos sentido en alguna ocasión lastimados o heridos por …

¿Cómo puedo ser Santo?

¿Te gustaría pasar la eternidad en presencia de Dios?  Si tu respuesta es sí, debes …