¿Sabes qué cosa es la “ideología de género”?

La “ideología del género” considera la sexualidad como un elemento cuyo significado fundamental es de convención social. Es decir, no existe ni masculino ni femenino, sino que nos encontramos ante un producto cultural que va cambiando continuamente. El ser humano nace sexualmente neutro, posteriormente es socializado como hombre o mujer. La diferencia entre varón y mujer no correspondería, fuera de las obvias diferencias morfológicas, a la naturaleza, sino que sería mera construcción cultural según los roles y estereotipos que en cada sociedad se asigna a los sexos.  En esta mentalidad, el hombre y la mujer eligen su sexo y lo podrían cambiar, cuantas veces lo estimen oportuno, hasta el punto de que las diferencias entre hombres y mujeres no tienen relación con las causas naturales o biológicas, sino que se deben a determinaciones sociales.

En nombre de la libertad y la igualdad, las batallas ideológicas de género obedecen a necesidades individualistas y subjetivistas que tienen como objetivo organizar la sociedad sin tener en cuenta la diferencia sexual. Los técnicos de esta teoría y el poderoso lobby que están luchando a favor de una falta de diferenciación de los sexos -que ellos llaman la neutralidad sexual-, forman un fluido magmático en el que se mezclan cosas confusamente abstractas y se pone en movimiento, como si se tratara de una nueva utopía -liberación del deseo-, portadora falsamente de una felicidad universal. Trabajan para desmantelar lo que ellos llaman el sistema binario “hombre-mujer”.

En pocas palabras, según esta mentalidad, se puede hacer con el cuerpo lo que uno quiera, pues el fin de la sexualidad es el placer, evitando, eso sí, el embarazo y la natalidad. Pero si esto sucediera, el aborto sería un derecho básico.

¿Cómo se ha podido llegar a este punto? Hay varias líneas de pensamiento que convergen en ello: la relativista, para la que no existen la Verdad y el Bien objetivos, sino que el Bien y la Verdad dependen de las consideraciones del momento; la marxista, donde ya Engels consideró que el matrimonio es la primera forma de explotación de la mujer por parte del hombre: “La familia individual moderna se funda en la esclavitud doméstica más o menos disimulada de la mujer”… “El hombre es en la familia el burgués; la mujer representa en ella el proletariado”; y la feminista radical con su ideología de género, que trata de borrar la distinción sexual en todos los ámbitos de la vida, así como suprimir la familia, que es el objetivo fundamental a conseguir, pues tendrá como efecto la liberación sexual. 

La lucha de clases pasa en esta concepción a ser lucha de sexos, siendo el matrimonio y la familia formas de violencia institucional, basándose esta ideología, al igual que lo hicieron las ideologías totalitarias del siglo XX, en el odio. La revolución sexual tiene por objetivo la liberación sexual, la inhibición de todas las represiones en que la sociedad había mantenido el instinto sexual, siendo su objetivo el hedonismo. La naturaleza humana no existe, ya que las personas no nacen sexuales, sino que las conductas humanas se aprenden; la heterosexualidad es la primera causa de explotación de las mujeres y hay que liberar a las mujeres de la maternidad y de la procreación, que hace que la mujer se subordine al varón para complacer el egoísmo de éste.

Pero el sentido común nos dice que ayer, hoy y siempre, la familia se basa en que un hombre y una mujer se quieren y se entregan mutuamente en un amor fecundo que se abre a los hijos creando vínculos de afecto y solidaridad que duran toda la vida. Es decir, la familia se sustenta en el matrimonio, y sin él se resiente y debilita. La familia, lejos de ser un obstáculo para el desarrollo y el crecimiento de la persona, es formadora de valores humanos y cristianos y está íntimamente ligada a la felicidad humana, porque es el ámbito privilegiado para hacer crecer todas las potencialidades personales y sociales que el hombre lleva inscritas en él.

Para finalizar, te presento este sencillo pero claro video que explica la problemática antropológica de la “ideología de género”.

About P. Vicente Saucedo

Sacerdote desde hace 16 años, absolutamente inmerecido. Tengo 25 años en contacto con estudiantes universitarios y participo de sus alegrías y preocupaciones. También soy profesor del Seminario Mayor de Guadalajara colaborando en la apasionante tarea de formar sacerdotes para una nueva evangelización.

Check Also

¿Cómo saber si es la persona indicada?

Esta es la pregunta del millón, hay tantas personas que me han cuestionado sobre ¿cómo puedo …

¿Dios prohibe los juegos de azar?

Mi abuelo era un fiel aficionado de los juegos de azar, cada semana apostaba a …