BibliaGOVLOGS

¿Cómo saber si tienes verdaderos amigos?

Todos tenemos a más de una persona con la que podemos compartir mucho de nosotros, con quienes podemos reír, llorar, contar secretos, discutir, echar broma, ir a bailar, etc… esos a quienes llamamos amigos. Pero, ¿cómo podríamos definir a un verdadero amigo? Dicen que hay amigos para todos los momentos de nuestra vida y creo que allí radica la diferencia entre un “cuate” que sólo está en los ratos de diversión y alegrías y un “verdadero amigo”, que se convierte en un testigo fiel de todo lo que nos pasa, podría resumir que es aquel que se queda cuando todos se van.

Siempre hemos escuchado que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de la mano y es verdad. Aquí te daremos 4 cualidades para que aprendas a distinguir quiénes son tus verdaderos amigos:

1.-Te acepta: Sin lugar a dudas, las mejores amistades son aquellas con las que nos sentimos aceptados y queridos. Con quienes podemos ser nosotros mismos, sin necesidad de fingir ni aparentar nada. Un buen amigo siempre te hará sentir cómodo y te brindará la confianza para contarle lo que tú quieras sin temor a ser juzgado. Te respeta y te acepta con tus cualidades y defectos. No te humilla ni te hace sentir menos ante nadie, sino que te motiva a ser mejor cada día. No pone condiciones a tu persona a cambio de su amistad, además no te forzará a hacer o decir algo que tú no quieras. Siempre será respetuoso de tu forma de pensar y buscará corregirte si estás equivocado, esto con el único objetivo de motivarte y ayudarte a ser mejor persona y alcanzar todo lo que te propongas. El libro de Proverbios nos dice: “Un amigo te querrá en todo momento: te ha nacido un hermano para los días malos” (Proverbios 17, 17).

2.-Te escucha: Existen muchos amigos para la diversión y el cotorreo, pero cuando llegan las dificultades son realmente pocos los que nos ofrecen su persona para lo que de verdad importa. Debe ser alguien que esté dispuesto a escucharte el tiempo que tú necesites, sin juzgar ni criticar, sólo prestar oído a aquello que piensas y sientes en ese momento. Este amigo, en realidad, se debe interesar por todo lo que te pasa, se involucra en la conversación y puede incluso darte su opinión. Él se siente agradecido cada vez que le compartes temas tan personales e importantes para ti. Algunas veces resultan ser nuestros mejores consejeros y nos ayudan a encontrar una solución adecuada y realista, aunque en otras ocasiones te acompañará en silencio y se convertirá en el hombro seguro para desahogar lo que guardamos en el corazón. Cuates para los ratos alegres ya hay muchos, pero amigos que te escuchen, pocos, así que búscalos. El libro del Eclesiástico nos dice: “Ten muchos amigos, pero para aconsejarte escoge uno entre mil” (Eclesiástico 6, 6).

3.-Es honesto: La honestidad es un pilar fundamental en una verdadera amistad, es lo que le dará solidez y la hará perseverar. Un amigo que es honesto, no engaña ni miente, dice siempre la verdad. La verdad llevará a corregir al amigo cuando se equivoque, aunque decir la verdad puede en ocasiones ser difícil, pero no hay muestra de amor más generosa que ésta, porque aunque la verdad duela, si realmente se valora una amistad, se sabrá agradecer y apreciar la corrección sabiendo que se hace por un bien mayor. La honestidad también es saber reconocer y expresar las cosas buenas y malas que hay en un amigo. Es buscar ante todo el bienestar del otro. Si uno se equivoca, el amigo buscará corregir con amor y acompañar siempre. ¿Quieres que tus amistades se conserven? Sé siempre honesto. Mira este consejo: “Más valen los golpes leales del amigo que los falsos besos del enemigo” (Proverbios 27, 6).

4.-Te conoce: Sólo un verdadero amigo te conoce tal cual eres, sin máscaras ni caretas. Sabe cómo piensas, cómo sientes, que te hace llorar, qué te apasiona, a qué le temes, qué comida te gusta, cuál es tu canción favorita, en fin, sabe qué es lo que mejor te define. Conoce todo por lo que has pasado, te acompaña en tus logros y fracasos, celebra tus alegrías y te acompaña en tus tristezas, comparte contigo el dolor y el cansancio de cada día. Es un hermano para ti. Proverbios nos dice: “Hay amigos que llevan a la ruina, pero otros que son más fieles que un hermano” (Proverbios 18, 24).

¿Y tú, ya encontraste a tus verdaderos amigos? No olvides lo que dice el libro del Eclesiástico: “Un amigo fiel es un refugio seguro; el que lo halla ha encontrado un tesoro. (Eclesiástico 6, 14).

Show More
Close