Quita la hierba de tu corazón

El domingo pasado el Señor nos invitaba  a estar vigilantes, hoy se nos invita a preparar el terreno para la llegada del Señor. Esta preparación implica una profunda y sincera conversión de corazón.

Hoy San Marcos (Mc. 1, 1-8) nos habla del comienzo de la Buena Noticia de Jesucristo. Lo curioso es que la principio, no resuena la voz de Jesús, sino la voz de los profetas, cuya misión es arar la tierra para quitar la aridez del corazón y la semilla  de Cristo pueda germinar en el interior.

Labrar la tierra consiste en trazar surcos profundos y se realiza con el fin de que el suelo en donde se quiere sembrar, debemos tener presente las siguientes características para un buen cultivo

1.-Acumular agua en el suelo

2.-Destruir las malas hierbas 

3.-Hacer menos compacta la tierra, adecuandola para la siembra

Lo mismo sucede con nosotros, Jesús no llega de trancazo a nuestra vida, se vale de precursores, los cuales preparen el camino; preparen nuestro corazón para que pueda dar fruto. 

Hoy, Isaías insiste en que “Hablen al corazón de Jerusalén..” ahí es donde necesita resonar la voz de Dios; en nuestro corazón herido, lastimado, agobiado, terrenoso y frágil.

El Evangelio nos recuerda las palabras duras y directas que cita el profeta: “Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos” ¿Cómo nos estamos preparando? Así como al orar se busca destruir las malas hierbas, ¿Cuáles son esas malas hierbas que me impiden recibir al Señor?

Yo quiero proponerte 3 medios para prepararte:

1.-Confesión: Necesitamos experimentar la gracia de Dios que restaura, conforta, recrea y transforma. Cuando no nos dejamos restaurar por la gracia es como cuando nuestro camino está lleno de baches y agujeros, hay muchos obstáculos que no me permiten avanzar.

2.-Oración: Así como al orar se busca acumular agua en el suelo; la oración nos refresca en el interior del corazón y nos mantiene vivo.

3.- Caridad: Date a los demás, entrega lo que tienes y compartelo.

Dios también se ha escondido en un pequeño niño en Belén; está escondido en los pobres, en los marginados, en los tristes, en los deprimidos. ¿Cómo te preparas para recibir al Señor?

 

About P. José Luis González Santoscoy

José Luis es Sacerdote de la Arquidiócesis de Guadalajara, México. Tiene mucho gusto por la lectura, el cine y es un apasionado de la magia. Comprometido con la evangelización a través de los medios de comunicación.

Check Also

¿Cuál es la voz que te está guiando?

Hoy queridos amigos estamos celebrando la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, y lo …

Seamos verdaderos testigos de Dios

Queridos amigos, hoy el Señor nos invita a renovar toda nuestra vida con la plena …