Quiero suicidarme, dime por qué no debería hacerlo

Este primer Vlog consiste en un hermoso testimonio acerca de cómo nuestras palabras pueden transformar muchas vidas de la forma más inesperada. Siempre debemos valorar la vida que tenemos y debemos vivirla como un don especial de Dios. Todos tenemos situaciones difíciles en nuestra vida, las cuales nos llevan a querer abandonar la tarea emprendida, no permitamos que la dificultad nos ahogue.

Te contaré una historia real que me sucedió hace algunos años. Yo me encontraba en un tren platicando con un amigo muy cercano acerca de un problema grave que él traía en su familia, lo escuché con mucha atención y le dije unas palabras que Dios me inspiró sin yo saberlo, y éstas le ayudaron a una mujer que venía detrás de nosotros escuchando nuestra conversación.

Esta mujer iba directo a quitarse la vida, iba desilusionada, desconsolada, se sentía abandonada por Dios y por los hombres. Unas palabras le cambiaron la vida y le llegaron al corazón para pedirle a Dios una señal y, poder así, encontrarle sentido a su vida y a su sufrimiento.

El Papa Francisco, en el encuentro con la sociedad civil ecuatoriana y los protagonistas de los diversos sectores les dijo:

“Si uno tiene una dificultad, incluso grave, aunque se la haya buscado él, los demás deben acudir en su ayuda, lo apoyan; su dolor es de todos”.

Necesitamos sentir compasión por los hombres que sufren, tal como lo hacía Jesús con todas las personas. Si nos contemplamos como miembros de una misma Iglesia, debemos preocuparnos por el dolor de nuestros hermanos y ocuparnos en ayudar a sanar sus necesidades.

La historia te ayudará a saber la importancia tan grande que tienen nuestras palabras. Si son palabras de bien ayudan a construir, a amar, a perdonar y a construir; pero si esas palabras son de mal, de crítica, de reproche, de egoísmo, de vanagloria, herimos a los demás y éstas no ayudan para nada. Permitamos al Señor hablar a través de nuestra persona, haciendo que con nuestras palabras, gestos y actitudes más personas se encuentren con su amor. No sabemos nunca que trascendencia pueden tener nuestras palabras, dejemos que el amor de Dios toque nuestros corazones y nos transforme para siempre.

About P. José Luis González Santoscoy

José Luis es Sacerdote de la Arquidiócesis de Guadalajara, México. Tiene mucho gusto por la lectura, el cine y es un apasionado de la magia. Comprometido con la evangelización a través de los medios de comunicación. [email protected]

Check Also

¿Qué tan feliz eres?

¿Sabes por qué aún a pesar de tener aparentemente todo no somos verdaderamente felices? Porque hemos …

Oración para restaurar un matrimonio roto

¡Hoy te tengo una noticia llena de esperanza! Una oración y no una oración cualquiera, …