+ DIOSLa Charla Dominical

¿Qué hay en tu corazón que te impide predicar?

Pentecostés

Queridos hermanos, hoy celebramos la solemnidad de Pentecostés, en donde recordamos la efusión del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, reunidos en el cenáculo en torno a María.

Hoy es un día muy importante para todos nosotros, ya que en este día suceden cosas muy grandes y trascendentes para la humanidad. En Pentecostés quedó constituida la Iglesia como tal, el Señor Jesús los envía a los apóstoles como continuadores de su misión y les dió como regalo y prenda al Espíritu Santo. Hoy se nos invita a que cada uno le abramos nuestra vida al Espíritu Santo para que también nos transforme.

Quiero ofrecerte 4 puntos de reflexión para hoy:

1.-La presencia de Dios en nuestra vida nos da valor y nos quita los miedos: Dice el Evangelio que los discípulos estaban encerrados por miedo a los judíos; este miedo les quitaba la fuerza y los consumía por dentro. El miedo y el temor ,por sentir la ausencia de Dios, nos puede paralizar y llevarnos a encerrarnos y , por lo tanto, no cumplir la misión que tenemos o no realizar lo que Dios espera de nosotros. Con la presencia de Espíritu Santo, el Señor los llena de su paz, les da la fuerza y el valor para que puedan salir a dar testimonio de Cristo Resucitado.

2.-Enviados a predicar a tiempo y a destiempo: Una vez fortalecidos en el corazón, una vez que derribaron el miedo, son enviados por el mismo Señor a llevar la Buena Nueva de Salvación. El Espíritu Santo es quien nos da la fuerza para la gran misión. Por eso, te invito a reflexionar en qué cosas te están impidiendo y obstaculizando para cumplir esta misión. ¿Hay miedo, temor, faltan las ganas, hay apatía? ¿Qué hay en ti?

3.-El espíritu Santo nos llama a la UNIDAD y no a la División: Escuchamos en 1 de Corintios: “Todos nosotros, seamos judíos o no judíos, esclavos o libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo”. Somos llamados a la UNIDAD en todos los estratos de nuestra vida. Si hay envidias, rivalidades, egos, etc.. Nos hace falta abrir el corazón al Espíritu Santo.

4.-Debemos poner a trabajar nuestros dones carismas: Vemos que se derraman diferentes lenguas de fuego sobre cada uno y se nos habla hoy de muchos y diversos dones en la comunidad. Todo esto NO es para beneficio personal ni para acumular admiración, sino para SERVIR. 

Recordemos que todos estos dones y carismas tienen un motor y lo que rige todo esto es el AMOR. ¿Qué tanto pones tus dones y carismas al servicio de los demás?

 

 

Tags
Show More
Close