+ VLOGSBibliaGO

¿Cómo puedo alcanzar el éxito?

¿Cómo podríamos definir el éxito? Yo creo que es algo muy relativo, la sociedad nos hace pensar que es una posición, un título, un buen sueldo, viajes o un buen auto. Y no está mal tenerlos ni aspirar a ellos. Lo que sí está mal es limitarnos a medir el éxito solamente a la mera obtención de estas cosas. El éxito va más allá de tener y de ser.

Así es, todos tenemos sueños y metas que nos hacen levantarnos cada mañana. Ser exitoso no es cuestión de suerte, sino de esfuerzo. ¿Te gustaría alcanzar el éxito en tu vida? Hoy te compartimos 4 prácticos consejos para que puedas hacerlo:

1.-Define tus metas: Antes que todo debes definir qué es lo que quieres lograr y a dónde quieres llegar. Ese algo, debe motivarte a entregarlo todo, a esforzarte todos los días. Tus objetivos deben coincidir con tus sueños, tus anhelos y con tus capacidades. Piensa en aquellas cosas que te apasionan, en las que eres bueno y valora de qué manera puedes aprovecharlas para cumplir lo que te has propuesto. Mientras más definido tengas tu propósito, será más sencillo saber qué camino tomar. Busca salir de tu zona de confort y apatía, busca hacer la diferencia. Dios te creó para hacer grandes cosas, sólo debes tomar el camino indicado para ti. Mira este consejo: “Sigan en todo el camino que Yahvé les ha marcado; así vivirán y tendrán éxito, y sus días se prolongarán en la tierra que pasará a ser suya”. (Deuteronomio 5, 33)

2.-Prepárate: Para alcanzar el éxito hay que prepararse y formarse. Nadie ha venido a este mundo cargado de conocimientos y experiencias, por lo tanto, estudia con esmero y dedicación. Desarrolla tus capacidades y talentos, todos las tenemos. En definitiva, el aprendizaje y la experiencia serán el escalón entre quién eres hoy y quién quieres ser el día de mañana. Hay que estar dispuesto a trabajar duro por tus metas y proyectos. Prepárate también para lo inesperado, para lo no planeado. Si te topas con pared, no te desesperes, busca un plan B. Pensar en los malos resultados y las dificultades no es pensar en el fracaso, al contrario, es prepararse mejor para saber cómo manejarlas cuando se presenten. No lo olvides: “¡Busca la Sabiduría! ¡Hazte inteligente! No olvides lo que te digo, no menosprecies mis palabras”. (Proverbios 4, 5)

3.-Esfuérzate: Nadie llega a la meta sin esfuerzo ni sacrificio. Lograr tu propósito debe animarte a esforzarte todos los días, sin importar los sacrificios que tengas que hacer. Por eso esfuerzate por renunciar por un tiempo a las fiestas de fin de semana, los desvelos, el cansancio y el desgaste que puedan implicar en el camino. Exígete más y quéjate menos, demuestrate a ti que eres capaz de lograr lo que te propongas. El esfuerzo y la dedicación que pongas en lograr tus metas será la diferencia entre aquellos que la abandonan por el esfuerzo que les requiere y quien lo logra. No te conformes con ver el éxito de los demás, busca el tuyo. No vas sólo por el camino, si te dejas llevar de la mano de Dios llegarás al final. Por eso: “¡Sé fuerte y ten buen ánimo; y manos a la obra! No temas ni desmayes, porque Yahvé, mi Dios, está contigo, no te dejará ni te desamparará!” (1 Crónicas 28, 20).

4.-Arriésgate: Sin duda, el miedo es el peor enemigo para aquellos que buscan el éxito en su vida. No esperes a que la situación cambie para buscar tus sueños, decídete ahora y cambia tu situación. Siendo preso de la tristeza, el cansancio o la frustración no vas a poder arriesgarte, y te aseguro que no llegarás a ningún lado. Tú eres el constructor de tu futuro. Domina tus pensamientos y atrévete a poner el corazón en lo que quieres lograr, confía en tus capacidades y talentos, Dios te los ha dado para lograr tus sueños. Deja el temor y mejor: “Confía en el Señor, ¡ánimo, arriba! espera en el Señor”. (Salmo 27, 14)

Entonces, si en verdad quieres ser exitoso, te recordamos las palabras de Albert Schweitzer: 

“El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que estás haciendo, entonces serás exitoso”.

Tags
Close