+ DIOSLa Charla Dominical

¿Por qué no soy feliz?

Queridos amigos, en este tiempo de Adviento se nos ha insistido mucho en lo importante que es la vigilancia del corazón. Hoy se nos propone otra actitud igual de importante para prepararnos a recibir al Señor, LA ALEGRÍA. Hoy es el Domingo de la alegría.

Hoy San Pablo nos dice: “Vivan siempre alegres, oren sin cesar, den gracias en toda ocasión, pues esto es lo que Dios quiere de ustedes” (1 Tes. 5, 16-18). La alegría  de la que nos habla San Pablo no es la alegría del relajo, del hacer y deshacer, del vivir la vida loca…sino que la alegría del cristiano se produce de vivir cerca del Señor, de saberse y experimentarse amado por Dios.

Cuando nuestra vida está centrada en Dios, tenemos paz, tranquilidad y no sentimos seguros. En el Evangelio de hoy, cuando le preguntan a Juan el Bautista ¿Quién es él? Él responde de sí mismo: “Yo soy la voz que grita en el desierto, Enderecen el camino del Señor.” Aquí está una clave muy importante en este Domingo de la Alegría: No tenemos alegría porque andamos otros caminos, menos el camino del Señor.

Juan el Bautista también comprendió que era un enviado de Dios, él no era la luz, sino un reflejo de la luz. Era alguien que con su predicación convertía a muchos, bautizaba a multitudes.. por eso le preguntan ¿quién eres tú? Todos nosotros también estamos llamados a permanecer en el camino del Señor, para que podamos ser el reflejo de esa luz que es Cristo. La alegría del Evangelio y del encuentro con el Señor llena el corazón.

Cuando vemos a alguien cabizbajo, cabeza agachada, triste.. sabemos que hay una tribulación en su interior. Pero también cuando vemos a alguien alegre, sonriente, amable.. sabemos que Cristo vive en su corazón. La alegría siempre es posible para los que tienen un corazón humilde y abierto a Dios y a los hermanos. La alegría es un fruto del Espíritu Santo  que nadie nos puede robar si estamos firmemente anclados con el Señor.

 3 consejos hoy de San Pablo para mantener la alegría:

1.-Oren sin cesar

2.-Ser agradecidos

3.- Absténganse de toda clase de mal

Ánimo, permanece en el camino del Señor y verás como serás feliz y tu corazón hallará la paz.

Tags
Close