BLOGSFormación de mi feIglesia

¿Por qué hay distintos colores en los ornamentos del sacerdote?

Quizás muchos estamos ya acostumbrados a ver en cada misa la variedad de colores en el ornamento que usa el sacerdote en cada celebración. Incluso, podría decir que muchos hasta serían capaces de mencionarlos de memoria: verde, rojo, blanco, morado o rosa. Pero ¿acaso sabes cuál es el significado que tiene cada color y por qué se usan en ciertos tiempos del año? Vamos a descubrirlo.

La Iglesia, a través de signos visibles, quiere ayudarnos a profundizar y a vivir la fe. El uso de colores en la Misa tiene un sentido pedagógico del tiempo, pues quiere ayudarnos a ser conscientes del espíritu con que se vive cada celebración, para así poderla vivir mejor. A través de ellos, recordamos la vida de Cristo en la tierra, desde su nacimiento hasta su resurrección, así como de la historia de la Iglesia universal.

El año litúrgico está formado, a su vez, por distintos tiempos litúrgicos, como son el Adviento, la Navidad, el Tiempo Ordinario, la Cuaresma junto con la Semana Santa y el Tiempo Pascual. Además, dentro de cada tiempo litúrgico, existen diferentes fiestas a celebrar. 

De modo que, los colores de la liturgia, nos ayudarán a comprender algunos aspectos de la Misa. Son varios los colores litúrgicos:

Verde: Este es el que más presencia tiene en el año. Correspondiente al Tiempo Ordinario, es decir, aquel en el que la Iglesia no celebra uno de los tiempos fuerte, pero no por ello, deja de ser importante. Abarca desde el Bautismo del Señor hasta Cuaresma y de Pentecostés hasta Adviento. Significa esperanza y vida, y está relacionado con la naturaleza, símbolo de vida, crecimiento y renovación.

Blanco: Es el color de la alegría. Símbolo del gozo pascual y de la luz. Se usa en el tiempo Pascual, Navidad, y en algunas fiestas importante, como pudieran ser la Ascensión del Señor, en la institución de la Eucaristía, la Santísima Trinidad, entre otros. También, en las fiestas de la Virgen, de los ángeles y de los santos que no hayan sido mártires. También puede ser usado en la celebración de los sacramentos del Bautismo y en la Primera Comunión, así como en la Ordenación Sacerdotal y en el Matrimonio.

Rojo: Es el color de la sangre y del fuego. Se utiliza en el Domingo de Ramos, Viernes Santo, fiesta de Pentecostés y de los apóstoles, en los santos mártires y en el Sacramento de la Confirmación. Este color nos recuerda la sangre derramada por Cristo y en la de tantos mártires que han sido testigos de su fe.

Morado: Este color nos invita a la penitencia, la preparación y la espera. Utilizado normalmente en Cuaresma y en Adviento, que es el tiempo previo a la Navidad. Asimismo, es usado en las misas de difuntos, o en su lugar se usa el negro aunque son pocos los que lo hacen.

Rosa: Utilizado solamente en dos momentos del año, el tercer domingo de adviento o mejor conocido como gaudete, y el cuarto domingo  de Cuaresma. Nos introduce en la esperanza y la alegría que llega tras superar los tiempos de penitencia.

La Iglesia desea que la participación de sus fieles en cada celebración sea consciente y activa. Reconociendo cada signo y momento que se vive en ella a través del año.

Show More
Close