+ BLOGS+ IglesiaSABER +

¿Por qué existen tantas religiones?

El hombre siempre está buscando a Dios, lo comprobamos a través de tantas inquietudes que han acechado su corazón y que siempre ha buscado respuestas a ellas. Así mismo, el hombre, a lo largo de la historia, se ha planteado muchas cuestiones, como son: el origen de nuestra naturaleza, el destino final hacia el cual nos dirigimos, cómo alcanzar la felicidad y el éxito, saber distinguir entre el bien y el mal y entender el sentido del dolor y la muerte. Estás y otras  preguntas han dado resultado a las grandes religiones no cristianas.

Budismo, hinduismo, islamismo y judaísmo; religiones no cristianas que comparten la búsqueda constante de Dios. Que proponen ritos, modos, caminos y normas que intentan responder de muchas formas a las preguntas del hombre.

Para los cristianos, no es de sorprenderse cuando se conoce a alguien que practica una religión distinta a la suya, es algo cercano y común. Incluso, hay quienes comparten parte de su vida con ellos en distintos ambientes sociales, como son el trabajo, la escuela y la familia.

Ahora bien, ¿todas las religiones son iguales? ¿una es tan buena como la otra? ¿por qué hay tantas si Dios es sólo uno? Efectivamente, sólo hay un Dios y, en consecuencia, sólo puede existir una sola religión verdadera. Que si bien, las que no son cristianas, adoran a un sólo Dios verdadero, el mismo que nosotros, para ellas, se mantiene como a oscuras, oculto y no se ha revelado.

Por el contrario, para nosotros los cristianos, Dios ya se nos ha revelado, primero a través de los profetas, y luego, manifestándose por completo en Jesucristo, su Único Hijo. “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Jn 14, 9).  Por lo tanto, es lógico que la verdadera religión es aquella en la que Dios se ha mostrado, se ha revelado por completo y se ha dado a conocer al mundo; mediante la cual se ha comunicado personalmente y nos ha señalado cuál es el camino que debemos seguir para llegar a donde Él está. En conclusión, el cristianismo es la religión verdadera.

Con esto no quiero decir que las demás religiones sean falsas. Si bien, compartimos algunos principios y valores religiosos, no podemos afirmar que tengan un origen divino ni la eficacia salvífica ex opere operato, que se da por los sacramentos instituidos por el mismo Cristo, mediante los cuales se nos comparte la Gracia, y en ellos tenemos los auxilios divinos que hacen posible al hombre la consecución del fin sobrenatural al que Dios lo ha destinado.

Tampoco podemos dejar de lado que, muchas de ellas, aportan un bien al mundo por sus principios e ideales, pero en ellas no se encuentra la salvación. Sabemos que sólo la Iglesia es el cuerpo de Cristo y únicamente a través de ella se alcanzan los dones que son salvíficos.

Además, en el cristianismo, es Dios mismo, quien por iniciativa suya, se manifestó a los hombres. No fue el hombre quien buscó a Dios, sino que Él fue quien salió al encuentro del hombre. Mientras que en las otras religiones Dios se encuentra al final de un camino, en el cristianismo pasa al revés, Dios es el comienzo, Él fue quien dio el primer paso.

Show More
Close