¿Cómo podemos afrontar los miedos?

¡Hoy queremos preguntarte! ¿Cuáles son tus más grandes miedos? No eres el único, estoy seguro que muchos comparten los mismos miedos que tú. Hay que saber que experimentar miedos no es malo, son parte de nuestra naturaleza como seres humanos y nos ayudan a mantenernos alertas ante cualquier peligro. Pero nunca te resignes a ellos porque pueden hacerte daño. Si les das fuerza a tus miedos te paralizan y te hacen sufrir.

Por eso hoy te compartimos estos 4 consejos que te ayudarán a vencer todos tus miedos:

1.-Reconócelos: Conocer tus miedos es el primer paso para poder vencerlos. Nadie más que tú debes reconocer qué lugares, personas, situaciones o pensamientos te quitan la paz y te atemorizan, llegando a producir en tu cuerpo algunas reacciones como ansiedad, aumento del ritmo cardíaco, sudoración o hasta temblorina. Incluso, pudiera pasarte que algunos de tus miedos están tan escondidos que no los conocías, hasta que experimentas una situación específica que los hace salir, logras entender el porqué de muchas de tus reacciones ¡Atrévete a rascar en ti para descubrir tus miedos y aceptarlos! No te avergüences de temer, todos hemos tenido miedo alguna vez, pero nunca olvides que fuimos creados para vencer. En Josué 1, 9 dice: “Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas”.

2.-Enfréntalos: Desearía darte una solución más simple, pero es la única que en verdad puede ayudarte. Si quieres superar el miedo, no importa si es grande o pequeño, debes enfrentarlo valientemente. Por supuesto que no es fácil, para afrontarlos hay que practicar, hazlo poco a poco hasta que logres dominarlo. Nunca tomes la salida más fácil, que es huir de ellos, mejor aprender a descubrir qué los denota, para que lo enfrentes. Comienza a preguntándote: ¿Por qué siento este miedo? ¿Qué es lo peor que me puede pasar? No olvides que no vas solo, Dios está contigo, confía en que cuidará de ti. ¡Con él, nada ni nadie podrá hacerte daño! Recuerda sus palabras: “No temas, pues yo estoy contigo; no mires con desconfianza, pues yo soy tu Dios; yo te he dado fuerzas, he sido tu auxilio, y con mi diestra victoriosa te he sostenido”. (Is 41, 10)

3.-Persevera y confía: Superar tus miedos sin duda será un proceso largo que requerirá mucho esfuerzo de tu parte a lo largo del camino. Los miedos seguirán haciéndose presentes en toda tu vida. Y es que una vez que hayas intentado vencer esos temores por primera vez, puedes tener la completa seguridad que a la siguiente ocasión será mucho más fácil, y así sucesivamente, hasta que puedas vencerlos. Tienes que confiar en ti mismo y en Dios, verás que cuando los logres superar, seguirás para delante, ganarás en autoestima y confianza. Si el miedo vuelve a visitarte, acéptalo con humildad, déjalo entrar y conócelo; pero esta vez, acude con confianza a Dios y el acudirá a tu auxilio. Él es un Padre protector y proveedor, y si su hijo le expone su debilidad, su miseria, sus faltas, su condición vulnerable, y se dirige a él pidiendo ayuda con absoluta confianza, un buen padre siempre responde. ¡Dios te pide que seas valiente, que te esfuerces por vencer todo aquello que no te permite ser feliz! Ya nos lo dice San Pablo: “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús” (Flp 4, 6-7).

4.-Imita a Cristo: Qué mejor modelo para superar el miedo que el mismo Jesús, que en la noche en que iba a ser entregado sintió miedo y angustia dentro de su condición humana. Yo me pregunto ¿Qué hubiera pasado si Él se hubiera dejado ganar por sus miedos y angustias? ¿Qué sentido tendría nuestra fe? Pero Jesús nunca se dejó vencer por el temor a su pasión, superó sus temores y se entregó al Padre hasta la muerte y una muerte de cruz. Como Cristo debemos fortalecernos en la oración constante y profunda con Dios, sólo así vamos a poder superar todo miedo a lo desconocido. No tengamos miedo del miedo, aprende de Jesús y pon toda tu confianza Dios que nunca te defraudará. Ya no dice en Juan (Jn. 16, 33): “Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo.»

Si hoy tú reconoces que te cuesta mucho trabajo poder vencer tus miedos, acuérdate que en María también tienes un refugio seguro.

Cada que el miedo te visite nuevamente recuerda en tu corazón las palabras de Nuestra Madre María Santísima de Guadalupe a San Juan Diego: “No tengas miedo ¿Qué no estoy yo aquí que soy tu madre?” Así que ánimo, no dejes que nada que inquiete ni te robe la paz.

About Daniel Alberto Robles Macías

Daniel, Abogado de profesión y católico por convicción; entregado de tiempo completo a la evangelización. "No tengan miedo de mirarlo a Él" San Juan Pablo II

Check Also

¿Cómo puedo vencer mis vicios?

Hay algunas estadísticas en nuestro país dicen que más de 2.3 millones de menores de …

¿Cómo mejorar la relación con mis papás?

Muchos chavos se han acercado conmigo llenos de tristeza, enojo y frustración debido a los …