Perdoné al asesino de mi hija

Toño Flores se dedicaba a predicar el amor y el perdón de Dios en las prisiones. Todo cambió drásticamente cuando le dan una terrible noticia: su hija recibió un balazo en la cabeza y está hospitalizada. ¡Te invitamos a ver este gran VIDAS NUEVAS donde Toño nos comparte esta maravillosa historia de amor y perdón en la Dios lo llamó a una reconversión, y descubrir una nueva dimensión de vida!

Mucha gente comete el error de creer que Dios perdona únicamente “pequeños” pecados – tales como mentir, enojarse, tener malos pensamientos – pero no perdona “grandes” pecados – como el asesinato y el adulterio. Esto no es verdad. No hay pecado que sea tan grande que Dios no pueda perdonar. Cuando Jesús murió en la cruz, Él murió para pagar el castigo por todos los pecados de todo el mundo “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” 1 Jn 2,2. Jesús murió para pagar el castigo por todos nuestros pecados, y una vez que éstos son perdonados, son perdonados para siempre.

Todos somos culpables de pecar y merecemos el castigo eterno, pero Jesús murió por nosotros para pagar nuestro castigo. Cualquiera que cree en Jesucristo y se acerca a su gracia a través de los sacramentos es perdonado, sin importar los pecados que haya cometido. Su gracia y su misericordia son más grandes que cualquier cosa, incluso nuestros pecados.

Ahora bien, es muy probable que un asesino o adúltero aún enfrente graves consecuencias (legales, relacionales, etc.) por sus malas acciones, mucho más que alguien que fue “solo” un mentiroso. Pero los pecados de un asesino o un adúltero son total y permanentemente perdonados en el momento en que él (ella) se acerca a la gracia del Señor a través de sus sacramentos.

No dejemos que el alejamiento de Dios nos pierda en el camino, más bien, dejemos que la gracia del perdón de Dios nos permita experimentar al Dios cercano y misericordioso, y así, nosotros podamos ser reflejo de esa Misericordia para con los demás.

About P. José Luis González Santoscoy

José Luis es Sacerdote de la Arquidiócesis de Guadalajara, México. Tiene mucho gusto por la lectura, el cine y es un apasionado de la magia. Comprometido con la evangelización a través de los medios de comunicación. [email protected]

Check Also

Por la mañana enfermero, por la noche a los prostíbulos…

Salvador es un hombre que lleva una doble vida: por las mañanas es enfermero con especialidad geriátrica, …

Patricia Sandoval, abortó 3 veces y Cristo la envolvió con su Misericordia

Con tres abortos, trabajó en la empresa abortista más grande del mundo, vivió en las …