+ BLOGSVida con sentido

¿Pasaste por una crisis? 4 enseñanzas que puedes aprender

Hace unas semanas que un amigo se encontraba algo triste, alguien le dijo que “después de la tormenta viene la calma”. Es una frase que en repetidas ocasiones hemos escuchado en un momento de crisis, y es muy cierto.  En el Antiguo Testamento, Dios con un arcoíris marca el pacto hecho con los hombres, después de la tormenta. Así es como nuestro Padre nos asegura que después de un momento de tribulación, tendremos calma y ganaremos experiencias y conocimientos personales.

Yo creo que este artículo va dirigido a todos, porque estoy seguro que todos, en más de algún momento de nuestras vidas, hemos vivido una crisis de cualquier tipo. Así que hoy quiero compartir contigo 4 enseñanzas que siempre te deja una crisis en tu vida. Las crisis siempre son buenas, hay que aprender a descubrir su riqueza.

Fecha de caducidad

Una crisis siempre te enseñará que nada es para siempre, todo tiene un inicio y un fin. Confía que la tribulación que estás viviendo en un momento terminará tarde que temprano, hay que tener paciencia y confiar en que Dios la envió para algo en tu vida. Pon tus problemas en manos de Dios y avanza en esa tormenta que vives actualmente.

Una enseñanza

Cuando llega el arcoíris a tu vida, después de la tormenta como sucedió en el Antiguo Testamento, busca analizar lo sucedido y convierte todo en sabiduría y experiencia, esto te ayudará a ti y podrás ser un faro que guíe a otras personas que vivan una situación difícil igual que tú. 

Una solución

Todo problema tiene una solución, si por el momento no encuentras aún esa salida, no te desesperes, busca estar tranquilo; la oración constante y la adoración a Jesús Eucaristía te darán el consuelo necesario, te abrirá la mente para ver las cosas de una manera más clara y principalmente te dará paz.        

Te acerca a Dios

En los días más oscuros y grises que tenemos, buscamos a Dios por distintas razones, desde el reclamarle hasta el pedir su ayuda, cualquiera de las dos son válidas, lo único que no es válido es olvidarnos del infinito amor que Dios nos tiene y de la inmensa misericordia que siempre nos muestra como Padre Amoroso. Recuerda que al final de esa tribulación estará Dios sonriéndote debajo de ese arcoíris.

Si en estos momentos estás viviendo una crisis, respira, ora y confía, si ya has salido de esta crisis sé faro de luz en las tormentas de los semejantes, ayúdalos en lo que tú puedas, pero principalmente ora por ellos.  Y nunca olvides que Jesús está contigo en plena tormenta y estará siempre contigo para disfrutar de ese hermoso arcoíris que estás a punto de observar, ánimo pronto todo mejorará.

Show More
Close