BibliaGOVLOGS

Mujer, ¿cuál es tu valor?

Hoy queremos dedicar este capítulo a un ser que está hecho para dar vida. Que a través de su diario caminar, allí en lo cotidiano y en el silencio de su entorno, se entrega cada mañana a sus sueños, a su trabajo, a su escuela y a todos los que están alrededor suyo. Nos referimos a la mujer.

Sin lugar a dudas la mujer debe ser consciente del gran valor que tiene ante Dios y los hombres. Hay muchas mujeres que no se valoran y no conocen sus capacidades para hacer grandes cosas. Muchas otras, a través de los años, no dejan de demostrarle al mundo de lo que son capaces.

Por eso, este BibliaGo es para ti que eres madre, hija o hermana. Hoy te compartimos 4 características que te ayudarán a convertirte en la mujer que Dios espera de ti:

1.-Toma conciencia de tu valor: La mujer de hoy necesita saber el nivel elevado de su dignidad. Sabemos que a lo largo de la historia la mujer ha sufrido por muchos prejuicios y la han limitado en el ejercicio de la vida pública, lo que ha hecho que se vea limitada para explotar sus capacidades. Cada mujer posee características que la hacen única y la convierten en un diamante en bruto. Tu valor va más allá de tallas, color, raza, peso, estado civil, educación, ropa, una cara bonita y su condición social. Tu verdadero valor se encuentra en ser hija de Dios. De quien eres imagen y semejanza. Nadie puede amarte ni admirarte tanto como Dios lo hace. Es hora de cambiar tu pensamiento sobre ti misma y creerte merecedora de sueños, éxitos, alegrías y sobre todo de saberte amada. Amada por aquel quien te formó con sus propias manos, un ser perfecto. “Una mujer perfecta, ¿quién la encontrará? Vale mucho más que las perlas” (Proverbios 31, 10).

2.-Trabaja duro por lo que quieres: El trabajo dignifica al hombre y le permite desarrollar todas sus capacidades. Por lo tanto, la mujer que trabaja como ama de casa, estudiante, maestra, gerente, secretaria, cocinera, enfermera, etc. Pone al servicio de los demás sus talentos y contribuye al bienestar en la sociedad y asimismo cumple así con la Voluntad de Dios. Nuestro reconocimiento a todas esas esposas, madres e hijas que trabajan por lo que quieren y además cumplen con su papel de tiempo completo. Por eso, hoy te invito a poner el corazón en todo lo que haces, no te desanimes antes las dificultades y problemas que se presentan, estás hecha para hacer grandes cosas. Cuando sientas que ya no puedes más y las fuerzas se te acaben, te invito a voltear los ojos al cielo y acudir a Dios, pídele que te dé las fuerzas para seguir adelante, verás que siempre responde. El libro de Proverbios nos dice que la mujer: “Se pone con ardor a trabajar porque tiene en sus brazos el vigor” (Proverbios 31 ,17).

3.-Vive la caridad: Qué mejor ejemplo que la Virgen María para este consejo, quien al saber que su prima Isabel estaba por dar a luz, inmediatamente se puso en camino para auxiliarla, aun a sabiendas que ella también estaba embarazada del Hijo de Dios. Entrégate siempre con alegría y ternura, sin interés alguno y hazlo de corazón.  No te limites a sólo cosas materiales, sino que ofrece tu tiempo, tu atención y tu amor ante el más necesitado. Deja de lado tus comodidades y tus intereses particulares por los del bien común. Como dice el libro de Proverbios: “Tiende su brazo al desgraciado y alarga la mano al indigente” (Proverbios 31, 20).

4.-Transmite siempre la fe: La oración debe ser tu mejor aliada, en ella puedes alimentar tu confianza en Dios y así te convertirás en un apoyo único y en una fuente de fuerza espiritual para los demás. Busca siempre tener momentos íntimos de encuentro con el Señor y cuida tu gracia. Recuerda que una mujer de fe puede alcanzar grandes milagros. “La mujer que teme al Señor, ésa debe ser alabada” (Proverbios 31, 30).

Mujer, despierta el gran potencial que Dios te ha dado. Toma como ejemplo a María porque ella es la grandeza femenina, modelo ideal del ser mujer. El Padre José Kentenich afirma que: “En María Dios regala a la mujer la corona de reina que había perdido”.

Tags
Show More
Close