La Teoría y el Amor

Resulta mucho más sencillo conocer la teoría de las cosas, que vivirlas. Sin duda esta afirmación aplica perfectamente para el amor, y concretamente para el amor en la vida de pareja, porque ¿Qué es más sencillo? Saber cómo debe ser una relación perfecta o en verdad vivirla; la respuesta es lógica: vivirla… está bien, NO, sabemos que eso no es verdad. Lo más sencillo es pasar la vida entera yendo a conferencias y leyendo una cantidad interminable de libros que te dirán todas las técnicas y estrategias perfectas para tener a tú lado a un príncipe o una princesa, un santo o una santa, según sea el caso, y para que tú, así mismo, lo seas.

Luego entonces, resulta, que por fin conoces a esa persona que “cumple”, de primera impresión, lo básico de esa estricta lista que has hecho con toda esa “teoría” sobre “el amor perfecto”. Esta lista es más una cantidad de exigencias a cumplir-te, para que tú seas feliz y en muchas ocasiones olvidamos una de esas cosas que seguramente han aparecido en la teoría, y dice así: -donarse a la otra persona-, o -fuera egoísmo-, etc, etc. Y ¿por qué lo olvidamos? Es simple, una relación comienza construyéndose más en ideas e ilusiones que en la realidad, ya que como dice Gasset –El enamoramiento es un estado de estupidez transitorio- con el tiempo hemos construido en nuestra cabeza un castillo en las nubes y hasta el más mínimo detalle está ya diseñado.

Resulta más sencillo aferrarse a estas ideas, que atreverse a conocer a un ser humano real y mostrarse uno mismo tal cual, con su pasado, su presente y sus proyectos a futuros, concretamente, así como eres es realmente. Y aquí hago yo la gran pregunta ¿a qué tenemos miedo? El fácil de contestar: a nosotros mismos, tenemos miedo de no ser felices y éste miedo está cimentado en algo que no tiene ni pies ni cabeza, ya que, para ser felices tenemos que olvidar que será a partir de una persona. La felicidad es algo mucho más profundo, es algo que viene desde nuestro interior pero no puede ser experimentada sin cubrir las necesidades del hombre, aquí el problema es que nuestras necesidades más esenciales no tienen límites ¡son eternas! Porque nosotros tenemos un llamado a la eternidad, queramos o no aceptarlo, dentro de nosotros mismos sabemos que nada en ésta vida terrenal podrá satisfacer esa gran necesidad que tenemos de lo infinito, como el Padre Mikel Gotzon dice, el hombre tiene necesidad de:

  • Ser total y eternamente amado
  • Ser total y eternamente salvado
  • Ser total y eternamente perdonado
  • Ser total y eternamente conocido
  • Ser total y eternamente liberado

¡Queremos ser amados eternamente! No hay una sola persona en la tierra que pueda hacerlo, pero si hay Alguien que puede y que lo hará siempre y cuando así lo queramos, porque Él respeta completamente tú libertad, quiere que seamos libres de nuestras propias cadenas, nos conoce más que nadie y Él ha dado la vida misma por nosotros y a pesar de no solo no pagarle, a pesar de darle la espalda en muchas ocasiones Él siempre sigue ahí perdonándote ¡completamente! Créeme cuando te digo que olvida por completo y no sólo eso, Dios, así como la imagen del Hijo Prodigo, te colma de más y más amor.

Es importante aprender a amar, la teoría es muy buena, son los puentes que van a ayudarnos a ir haciendo ese cambio en nuestras conductas para poder amar cada vez mejor a nuestra pareja. Pero recuerda siempre que a este mundo hemos venido a darnos, a luz para los demás, si vivimos así, podremos experimentar a través de nuestros actos el amor de Dios a los demás y eso, aunque suene muy diferente, hará que nos sintamos amados, ¡el amor que se da se multiplica!

Recuerda siempre que “obras son amores y no buenas razones”.

About Ana Gabriela Mayorga Novo

Lic. en Pedagogía y maestranda en Bioética. Cree firmemente que la solución de todos los problemas que aquejan al mundo comienzan en el núcleo familiar y en el interior de las personas.

Check Also

Una llave maestra que mejora la comunicación en pareja

Bienvenidos a una ¡CÁPSULA DE ALEGRÍA! Hoy quiero darte una llave maestra que te ayudará …

4 pasos para aprender a tener paciencia

¡Cuánto es que nos cuesta esperar! La impaciencia aparece con mayor frecuencia en muchos de …