Hay que vivir a Dios y llevarlo a los hermanos

En este domingo estamos contemplando la Transfiguración del Señor en el Monte Tabor. Aquí se nos invita a recordar aquel momento en el que tres discípulos de Jesús lo vieron a Él resplandeciente, lo cual confirmó su fe. Hoy a nosotros se nos invita a escuchar al Señor.

Hay que recordar que antes del momento de la Transfiguración tuvo lugar el anuncio que Jesús le hace a sus discípulos de la pasión, muerte y resurrección; además de que les comunicó las exigencias de su seguimiento. Para aquellos hombres no todo estaba claro, había duda, incertidumbre y muchos cuestionamientos.

El Evangelio (Mt 17, 1-9) nos dice que Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a Juan y los hizo subir a solas con Él a un monte elevado. Ahí se transfiguró en su presencia. ¿Qué sucedió? Su rostro se puso resplandeciente como el sol, sus vestiduras se volvieron blancas, aparecieron Moisés y Elías y una voz se escuchó desde el cielo: “Este es mi hijo muy amado, en quien tengo puestas mis complacencias; escúchenlo”

Todo esto sucedió en un momento muy providencial, ya que ellos iban descorazonados, apesadumbrados y confundidos por la noticia que Jesús les había comunicado. Este acontecimiento para ellos es muy importante porque los confirma en la fe, descubren que lo que está sucediendo, en realidad es el proyecto salvífico del Padre y descubren que Jesucristo es el Hijo de Dios. Estan tan agusto y confortados  que corren la tentación de querer quedar allí instalados.

¿Qué nos enseña este texto hoy en dia?

1.-Los momentos de dificultad se aclaran cuando subimos al encuentro con Dios: Subir al monte elevado es ir a encontrarnos con Dios en la oración, ahí estando en oración, los discípulos adquieren una mirada nueva, les aclara el panorama, sus dudas se despejan y se abren al don de la fe.

2.-Jesús es el nuevo Moisés: Estando en el monte, se aparecieron Moisés y Elías conversando y en la presencia de ellos es cuando se escuchó la voz del Padre revelándolo como su Hijo amado. Esto nos enseña que así como Moisés subió en el Sinaí a la montaña para recibir las tablas de la ley y presentarlas al pueblo… Hoy Jesús es presentado como la nueva ley, como el nuevo Moisés, su ley será el amor.

3.-Debemos aprender a escuchar a Jesús:  El padre al manifestar  la gloria de Jesús le dice a los discípulos: Escúchenlo… Debemos aprender a escucharlo, en su Palabra, en los acontecimientos de la vida, en nuestros hermanos, especialmente en los pobres y necesitados.

About P. José Luis González Santoscoy

José Luis es Sacerdote de la Arquidiócesis de Guadalajara, México. Tiene mucho gusto por la lectura, el cine y es un apasionado de la magia. Comprometido con la evangelización a través de los medios de comunicación. [email protected]

Check Also

Una fe como la de un perrito

Hoy el Señor nos quiere presentar un ejemplo de fe inquebrantable con esta mujer cananea …

Sin confianza no hay milagros

En este domingo el Señor nos hace un fuerte llamado a confiar en Él. Muchas …