¿Cómo eliges a tu pareja?

En muchas ocasiones se oye decir de algunos amigos la típica frase de ¡Todos son iguales! O ¡Todas son iguales! Y en verdad pareciera que en algunos casos todas las parejas que consigue esa persona son replicas una de otra. Recuerdo mucho a una compañera con la que estudié hacer muchos años, que cada vez que tenía novio, todas temblábamos porque seguro que era otro hombre violento y que la maltrataría; ella siempre pensaba que era diferente y al inicio siempre era “la persona perfecta” hasta que nuevamente salía herida de muchas maneras de esas relaciones completamente disfuncionales.

Para entender por qué parece que si son todos o todas iguales voy a explicarles un punto importante que hay que considerar y este es el de los patrones.

Los patrones son aquellas conductas que hemos aprendido desde pequeños, cosas que hemos aprendido en casa, en este caso, sobre las relaciones afectivas. Cuando la persona va creciendo siempre hay un ambiente que lo rodea, al que está sujeto quiera o no y por ósmosis va absorbiendo todo lo que ve. Si los papás son personas sanas afectivamente, son generosas, superan las dificultades, piden perdón, etc. esa persona crecerá sana y seguro buscará a una persona similar, si, por el contrario, en casa una persona crece en un ambiente donde hay constantes faltas de respeto, algún tipo de violencia, humillaciones, abandono y demás, seguramente buscará  a alguien similar. En el primer caso es positivo seguir con un hilo de conductas sanas, pero en el segundo que menciono es muy importante detectarlo antes de que se repita la terrible cadena de dolor con la que venimos arrastrando.

Tenemos que conocernos y saber con qué cosas no queremos creer y trabajarlas para eliminarlas de nuestra vida y tenemos que saber que sí queremos. Hay que romper con esquemas y arriesgarnos, porque si no, lo único que va a cambiar es el nombre de la persona con la que estés, pero irás de pareja en pareja pensando que todas las personas son iguales.

Para dar el primer paso tienes que preguntarte si en todas las relaciones en las que has estado hay rasgos insanos importantes como violencia, faltas de respeto, presión para tener relaciones sexuales, humillaciones, infidelidades, etc… una vez respondido esto, si desgraciadamente es positivo, no te preocupes, estas a tiempo, el primer paso sería pedir ayuda externa de algún profesional con quien puedas analizar tu vida y descubrir que está bien y qué conviene modificar. Yo siempre recomiendo que busquen a un buen par de personas para esto, un guía espiritual, puede ser un sacerdote y un buen psicólogo, alguien con criterio, porque una mala orientación psicológica puede ser peligrosa.

Animo, se pueden romper patrones y puedes encontrar a alguien a quien puedas hacer verdaderamente feliz.

About Ana Gabriela Mayorga Novo

Lic. en Pedagogía y maestranda en Bioética. Cree firmemente que la solución de todos los problemas que aquejan al mundo comienzan en el núcleo familiar y en el interior de las personas.

Check Also

Una llave maestra que mejora la comunicación en pareja

Bienvenidos a una ¡CÁPSULA DE ALEGRÍA! Hoy quiero darte una llave maestra que te ayudará …

4 pasos para aprender a tener paciencia

¡Cuánto es que nos cuesta esperar! La impaciencia aparece con mayor frecuencia en muchos de …