+ DIOSLa Charla Dominical

El tiempo perdido nunca lo podemos recuperar

Charla Dominical

Queridos hermanos en este domingo se nos quiere recordar que el tiempo vale oro y debemos saber aprovecharlo al máximo. ¡Qué triste sería malgastar toda nuestra vida en algo que no nos da felicidad y nos deja vacíos!

En la Carta a los Efesios, (Ef 5, 15-20) hoy San Pablo nos exhorta a no vivir como necios, o insensatos, sino a que vivamos aprovechando el tiempo, ya que nos dice: “tengan cuidado de andar no como insensatos, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. No sean necios, antes bien, traten de entender cuál es la voluntad de Dios”.

Yo creo que a todos, en más de una ocasión, nos ha pasado que no hemos aprovechado bien nuestro tiempo. Nos pudo haber pasado en la escuela, en donde no hacíamos lo que nos tocaba; en la familia, donde nos escabullimos de nuestras responsabilidades; o en el trabajo, donde perdíamos el tiempo y no éramos productivos.

Esa frase que hemos escuchamos mucho de: “el tiempo se va volando…”, puede ser cierta en nuestra vida, cuando hacemos un alto en la vida, miramos hacia atrás y vemos todo lo que hemos transcurrido. Lo interesante sería preguntarnos: ¿cuánto bien he realizado en ese tiempo transcurrido? ¿lo he aprovechado al máximo?

Conviene que hoy examinemos cómo ha sido nuestra vida y analicemos si todos los dones que Dios nos ha regalado los hemos aprovechado para bien, si todas las oportunidades las hemos sabido reconocer y agradecer. Nos pudiéramos preguntar ¿he terminado mis estudios y estoy satisfecho con ello? ¿he terminado las metas que me he propuesto? ¿he pasado tiempo de calidad con mi familia? ¿se aprovechar cada momento con mis amigos y personas importantes? ¿he hecho rendir mis capacidades en mis trabajos? ¿he amado en cada momento a mi esposo(a) y a mis hijos? ¿qué he hecho con todo el tiempo que Dios me ha dado?

Muchas veces no hemos aprovechado bien el tiempo, las capacidades o la compañía de grandes personas, debido a que pongo más atención a otros distractores que me apartan de lo verdaderamente importante. Lo triste y peligroso es que cuando quiero aprovecharlo, a veces, ya es demasiado tarde.

Por ejemplo, cuando un padre no aprovecha el tiempo con sus hijos o con su esposa, por atender otras cosas como son el trabajo o los amigos, sucede que el amor se comienza a fracturar. Por eso hay que poner mucho interés y atención siempre, para que los distractores de este mundo no me arrebaten lo importante.

Podemos malgastar el tiempo en el trabajo, en el internet, en las redes sociales, en la pornografía o en los vicios, en los casinos perdiendo el dinero o en los chismes con los amigos. Pero no hay que olvidar que el tiempo perdido nunca podemos recuperarlo. Cada día tenemos 86, 400 segundos para hacer algo bueno y hermoso ¿en qué lo dedicas? ¿en qué los inviertes?

Cuando nuestro tiempo no es bien invertido y lo desaprovechamos por estar distraídos, vamos a estar dejando pasar muchas gracias y bendiciones que Dios nos manda siempre y a manos llenas. Quiero terminar contándote la siguiente historia:

Después de una exhaustiva sesión de oraciones en el monasterio, el novicio le preguntó al abad:

¿Todas estas oraciones que usted nos enseña, hacen que Dios se acerque a nosotros?

Te voy a responder con otra pregunta – dijo el abad – ¿Todas estas oraciones que rezas harán que el sol salga mañana?

¡Claro que no! ¡El sol sale porque obedece a una ley universal!

Pues ahí tienes la respuesta a tu pregunta. Dios está cerca de nosotros, independientemente de las oraciones que recemos – le dijo el abad

El novicio entonces protestó diciendo: ¿Quiere usted decir que todas nuestras oraciones son inútiles?

Por supuesto que no – respondió con calma el maestro. Si tú no te despiertas temprano jamás podrás ver la salida del sol. Si tú no rezas, aunque Dios esté siempre cerca, nunca conseguirás notar y sentir su presencia.

Así que, si nosotros no abrimos los ojos y quitamos todas las distracciones de nuestra vida, no vamos a aprovechar todo lo que Dios nos ha dado.

Tags
Show More
Close