Detalles que matan

Hay dos tipos de detalles en una relación: unos construyen y otros destruyen. Unos te matan de alegría y unos de dolor.

¿Te parece exagerado?

Vamos a ver, quiero que traigas a tu mente ese momento en el que estás con esa persona especial y te sorprende con un detalle que te roba el corazón, una carta, una flor, la palabra indicada de cariño en el momento exacto, un beso en la mano, en fin, tantas cosas y maneras con las que se puede demostrar ternura y afecto. Ahora bien, por el otro lado, trae a tú mente ese tipo de detalles que poco a poco van creando heridas pequeñas pero profundas, esas palabras de indiferencia, como dicen en México “cuando te dan el avión” que nada de lo que dices le interesa en absoluto a la otra persona, o regalos que incluso pueden ser ofensivos de alguna manera, palabras hirientes, que cada vez que logras algo o platicas una ilusión que tienes te desacrediten o maltraten.

Tenemos que tener cuidado con no ser la persona que tiene detalles negativos o destructivos y tampoco ser quien los recibe, como bien dicen “el valiente puede, hasta que el cobarde quiere”.

Hay que poner atención cuando se vive la violencia psicológica, ésta puede ser muy dañina y actuar de manera sutil, pero las consecuencias a la larga pueden ser graves. Fíjate en los detalles y las palabras que utiliza tu pareja constantemente contigo, si sientes agresión o incomodidad es importante reconocerlo y comunicarlo, pero sobre todo aprender y tener herramientas para poner límites.

¿Cómo se pueden evitar los detalles que matan?

  • Conoce tú propio valor; si no sabes lo valioso o valiosa que eres, vas a seguir permitiendo que los demás abusen y te maltraten.
  • Pregunta a quien te quiere; primero trabaja en ti, puede ser que tú seas quien tiene este tipo de detalles destructivos, pide a las personas que confías que te digan 3 cosas buenas y 3 cosas que debes mejorar. Por otro lado también pregunta a una persona que tenga un sano juicio sobre tú relación, si es sana o no y que consejo te podría dar para mejorarla.
  • Piensa antes en los demás; si ves a los ojos a la otra persona cuando la ofendes será mucho más difícil hacer comentarios ofensivos o despectivos. El otro tiene sentimientos y puedes hacerle mucho daño.
  • Poner límites; cuando vives constantemente una situación de desaprobación y ofensas es importante ser firme, serio y elegante para poner límites, es muy importante saber decir –Hasta aquí llegaste, no puedes dañar mi propia dignidad-.

Descubrir que nuestras acciones tienen un impacto en las otras personas es importante, porque así podremos ser conscientes de que podemos ayudar o retrasar el encuentro con la felicidad plena en una persona, atrévete y aprende a regalar ¡lo mejor de ti mismo!

About Ana Gabriela Mayorga Novo

Lic. en Pedagogía y maestranda en Bioética. Cree firmemente que la solución de todos los problemas que aquejan al mundo comienzan en el núcleo familiar y en el interior de las personas.

Check Also

¿Cómo trabajar la paciencia?

Vivimos en un mundo que cada vez camina más aprisa. El ritmo de la vida …

¿Cómo saber si es la persona indicada?

Esta es la pregunta del millón, hay tantas personas que me han cuestionado sobre ¿cómo puedo …