¿Cómo debemos usar las redes sociales?

Actualmente, gracias a las redes sociales las barreras del tiempo y del espacio se han roto. La comunicación se ha transformado, ahora podemos interactuar de manera instantánea compartiendo todo lo que pasa a nuestro alrededor desde nuestro teléfono celular. En fin, todos estamos conectados.

En definitiva, estamos en la era de las redes sociales. Según una estadística hay 2,3 mil millones de usuarios activos en redes sociales. De hecho, México es el tercer país que más usa las redes sociales en el mundo. Ahora somos más los que tenemos acceso a internet. Pero, así como han beneficiado a muchos también han perjudicado en distintas maneras a mucho otros y todo por no saber darles un buen uso.

Por eso hoy te queremos compartir 4 tips para que aprendas a manejar tus redes sociales:

1.-Sé tú mismo: No trates de mostrar lo que no eres. En la actualidad vivimos una era de la apariencia. Hay muchos que se esmeran por construir una imagen atractiva con tal de obtener más seguidores, por ello se esmeran en publicar y compartir contenidos que puedan sorprender a los demás y así obtener su aprobación en las redes. En fin, se pasan la vida buscando el reconocimiento de todos aparentando ser alguien que no son en realidad. El mundo de hoy nos invita a sólo consumir; mientras más cosas, más viajes, más compras, más fiestas y más experiencias tengas para publicar, eres más atractivo para los demás. No escondas tu personalidad, vales tal y como eres, no tienes que fingir ser alguien para gustar. Se tú mismo siendo auténtico, del contrario vivirás esclavo de la aprobación de los demás. No te olvides del consejo de Jesús: “La verdad los hará libres” (Jn 8, 32).

2.-No publiques todo de tu vida: Cada que haces una publicación en cualquier red social, ésta puede tener un gran impacto al ser vista por millones de personas. En cada publicación dejamos a la vista de todo el mundo quiénes somos, nuestra información está en bandeja de plata, lista para ser usada y conocida por cualquier persona. Esto es alarmante, ya que muchos no saben del riesgo que corren al exponerse por publicar información personal como su ubicación diaria, su situación económica, su estado sentimental, sus pertenencias, su familia o su trabajo. En resumen, toda tu vida íntima se convierte en un blanco atractivo y fácil para cualquier que busque hacerte daño. Por eso, cuida cada una de tus publicaciones, y así, cuidarás de tu vida personal. Mira este consejo del libro de Proverbios: “Quien vigila su boca, guarda su vida; quien abre sus labios, busca su ruina” (Proverbios 13, 3).

3.-Comparte contenido de valor: Por naturaleza a los seres humanos nos gusta compartir todo lo que sabemos y conocemos. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué compartimos contenidos en redes sociales? Quizás por lo bueno de un artículo, por el autor, por una fotografía o simplemente porque nos pareció divertido y esto es suficiente para compartirlo a los demás. Pero no todo lo que hay en las redes es digno de compartir, no todo aporta un bien a la sociedad. Además, no toda la información que circula es verdadera ni eficiente. Actualmente existen contenidos apócrifos, que no buscan más que causar escándalo y generar publicidad. Por eso, procura compartir contenidos de valor, cerciórate que su contenido sea verdadero y posible de comprobar, no te dejes llevar solamente por su título, fotografía o video, lee el contenido y comprueba si otros medios informan al respecto. Busca compartir contenido que aporte más allá de un rato de risas y diversión, busca contenido con el que los demás puedan identificarse y sean de utilidad para todos. San Pablo nos recomienda en su carta a los Filipenses: “Por lo demás, hermanos, fíjense en todo lo que encuentren de verdadero, noble, justo, limpio; en todo lo que es fraternal y hermoso; en todos los valores morales que merecen alabanza” (Flp 4, 8).

4.-Da testimonio: Como cristianos, debemos parecernos siempre a Cristo en todos nuestros ambientes cotidianos, como son: el trabajo, la escuela, los amigos y la familia y en las redes sociales, mucho más. Limitarnos a publicar y compartir contenido católico no nos convierte en verdaderos cristianos, sino que debemos vivir “cristianamente” todos los días, es decir, convertirnos en un testimonio vivo de nuestra fe. Por tanto, nuestra vida en redes sociales  debe ser el reflejo fiel de nuestra vida fuera de ellas. Podremos engañar a los demás, pero a Dios, nunca. Por eso te invito a cuestionarte si todo lo que publicas y compartes da buen testimonio de tu vida, si va de acuerdo a tus principios y a lo que verdaderamente crees como cristiano. Esforcémonos cada día por ser coherentes en lo que publicamos y en lo que vivimos. Por eso, sigamos el consejo de San Pablo: “Sean mis imitadores, como yo lo soy de Cristo” (1Cor 11, 1).

Así que ya sabes… si ahora las redes sociales son el lugar donde todo mundo se encuentra, también ahí debemos dar testimonio de nuestra fe, no tengas miedo de ser auténtico y de mostrar tu amor a Cristo.

About Daniel Alberto Robles Macías

Daniel, Abogado de profesión y católico por convicción; entregado de tiempo completo a la evangelización. "No tengan miedo de mirarlo a Él" San Juan Pablo II

Check Also

¿Cómo descubrir mi verdadera vocación?

Y tú ¿ya descubriste cuál es tu vocación? Si  aún no lo sabes, te compartimos 4 …

¿Cómo puedo vencer mis vicios?

Hay algunas estadísticas en nuestro país dicen que más de 2.3 millones de menores de …