La Charla DominicalReflexiones

¡Cuanta paz nos hace falta!

Charla Dominical

Queridos amigos, en este domingo el Señor nos hace reflexionar acerca de la necesidad de tener buenos pastores que guíen y acompañen a las ovejas, a la vez que nos darán las características esenciales del buen pastor, para que podamos ser CONSTRUCTORES DE LA PAZ.

El profeta Jeremías nos habla de la denuncia que Dios hace a los dirigentes del pueblo, ya que han sido falsos pastores que se han buscado a sí mismos, descuidando su deber y haciendo que las ovejas se dispersen. Esto hoy es actual, porque vemos muchos estratos de la sociedad donde hay muchas personas desorientadas, sin rumbo claro, sin modelos auténticos, van “como ovejas sin pastor”.

Y esto se aplica, no sólo a los guías espirituales, sino a todos los cristianos que, en mayor o menor grado, tenemos el deber de acompañar y guiar: sacerdotes, padres de familia, gobernantes, maestros, jóvenes líderes, etc.

Cuando no hay buenos líderes o pastores que ejerzan su tarea con amor y entrega total, se van fracturando las comunidades, se van lacerando los corazones, lo cual produce falta de paz. San Pablo nos recuerda que Cristo es nuestra paz, Él se entregó a la cruz y con su vida entera nos trajo la reconciliación entre los hombres, quitó las diferencias, creo unidad y nos dio la paz.

Hoy, más que nunca, estamos necesitados de esa paz que sólo Cristo nos puede dar. No podemos entender la paz como la ausencia de conflictos, sino como un estado que se conquista cuando llevamos a Dios en nosotros. Cuánta paz necesitamos, hoy vemos muchas familias desunidas y en guerra, vemos matrimonios jalando cada uno para su lado, hermanos divididos, naciones con diferentes conflictos de intereses, etc. ¡Cuánta paz nos hace falta!

Creemos que esa paz la vamos a encontrar en una estabilidad económica, en un buen trabajo, en una meta cumplida… error, sólo la encontramos en Dios. Ya San Pablo nos lo dijo muy claro: “Él es nuestra paz”. Hoy los spa están llenos y hasta reservaciones se tiene que hacer, pero Cristo está solo muchas veces, lo hemos abandonado, nos hemos alejado de la fuente que nos da la paz.

Jesús mismo les dijo a sus discípulos, quienes iban regresando de una ardua labor misionera: “vengan conmigo a un lugar solitario, para que descansen un poco”. Debemos apartarnos del ruido del mundo, de la gente, de los tumultos, para descansar con Jesús.

Finalmente, en la carta de San Pablo a los Efesios que hoy escuchamos, se nos compartir algunos criterios para saber si en nuestra vida somos buenos pastores, a ejemplo del mismo Cristo.

Un buen pastor es alguien que:

  • Favorece la unidad creando lazos de unión.
  • Tiende puentes trabajando por la comunión.
  • Facilita el diálogo y la escucha.
  • Es factor de reconciliación y paz.
  • Tiene siempre una entrega total y desinteresada.
Tags
Show More
Close