¿Es correcto llamarle “Padre” al Sacerdote?

Alguna vez te habías preguntado ¿Por qué le llamamos Padre a los Sacerdotes de nuestras Iglesias? Yo sí, y me la hice al saber que muchos hermanos protestantes alegaban nuestra desobediencia a Cristo cuando dijo: ” No llamen Padre a nadie en la tierra, porque ustedes tienen un solo Padre, el que está en el Cielo” (Mt 23, 8-9). Entonces ¿Estamos siendo rebeldes al no cumplir con ese mandamiento de Jesús?

Para poder comprender esto debemos viajar por un momento a los tiempos en que Jesús vivió en la tierra. Por aquellos años era muy común observar que los líderes judíos (fariseos y escribas) gozaban de una posición alta entre la sociedad; ellos amaban ocupar el lugar de honor en los festejos y en las sinagogas. Disfrutaban escuchar los saludos y halagos en los mercados,  así como tener el reconocimiento al ser llamados ‘rabinos’ por los hombres.

En Jesús era muy común usar la exageración en sus palabras para demostrarles a los escribas y fariseos qué tan pecadores y orgullosos eran por no practicar la humildad ante los hombres y ante Dios, al figurar ellos como la autoridad suprema. En este pasaje, la intención real de Jesús no era prohibir el uso de la palabra “padre”, sino enseñarles a no presumir ni a creerse superiores por ser padres o maestros de la ley. Critica a quienes buscan los títulos para alimentar su ego y sentirse superior a los demás.

En la Biblia el concepto de “padre” no sólo se refiere a nuestros padres biológicos y a Dios. También se usa para referir a aquellas personas que han sido padres espirituales en la fe para muchos otros, y es usado como un signo de respeto hacia aquellos que han tenido una relación espiritual fraterna con algunos.

La costumbre cristiana de llamar a los sacerdotes “padres” viene desde la época de los apóstoles. En el Nuevo Testamento existen muchos ejemplos de relaciones espirituales padre-hijo, desde San Pedro, San Pablo y San Juan que se presentan a sus discípulos como sus “padres” en la fe.

Por eso, el sacerdote es quien nos hace “nacer en la fe” mediante la predicación y la administración de los sacramentos, así como los Apóstoles tenían la obligación de cuidar de la gran familia de Cristo como se hace entre un hijo y un padre.

Por esto, es que los católicos hemos reconocido y practicamos aún dicha costumbre de llamar a los sacerdotes “padres”. Al llamarlos así, hacemos un acto de reconocimiento del gran regalo que Dios ha dado a la Iglesia, la paternidad espiritual de nuestros sacerdotes quienes fungen como guías y directores en la fe, los cuales comparten el trabajo con Cristo de sostener la vida espiritual de los fieles. Tengamos en cuenta de que no toman el puesto de Dios, al contrario, son tan hijos como nosotros.

About Daniel Alberto Robles Macías

Daniel, Abogado de profesión y católico por convicción; entregado de tiempo completo a la evangelización. "No tengan miedo de mirarlo a Él" San Juan Pablo II

Check Also

¿Por qué a los malos les va bien? !Dios no es justo!

Muchas han sido las ocasiones que he escuchado la expresión: “Dios es injusto conmigo”, o …

¿Por qué vamos a Misa los domingos?

Para muchos el domingo resulta ser el día más esperado de la semana. Momento de …