Un corazón que no ama, no sirve

Todos hemos atravesado senderos y caminos pedregosos, caminos de difícil acceso.. los cuales nos han dejado fatigados y cansados. Además, más de alguno ha experimentando en carne propia la traición de alguien cercano, del esposo (a), del amigo, de aquel en quien confías, etc. Si hoy tu corazón experimenta una herida profunda, un dolor punzante, es momento de presentarlo a Jesús, ya que Él te está esperando para sanarlo y en Él encuentres reposo y descanso.

Un corazón nuevo no sirve para nada, un corazón sin estrenarse, un corazón que no se ha aventurado a amar no sirve para nada, hoy Jesús nos invita a la vivencia del amor. El Señor nos invita a cargar su yugo que es suave y su carga que es ligera; esto lo dice ya que aquellos hombres provenían de una religión  legalista con más de 600 preceptos, era una carga pesada, exhaustiva y a veces deshumanizadora… Jesús, al invitarlo a tomar su yugo y su carga es una sola ley, la ley del AMOR.

Esta carga del amor no es pesada, no los fatiga, no los cansa, no los consume; al contrario, es una carga que llevada cabalmente, fortalece y hace crecer a las personas.

¿Cuántas veces al sentirnos tristes, cansados, solos y vacíos, hemos querido llenar esos vacíos con los vicios? y Entonces acudimos a los lugares que no nos convienen personalmente, o que destruyen a nuestra familia. Tengo problemas en casa o en el trabajo y en cuanto recibo la quincena me lo gastó en cervezas, alcohol, mujeres, ropa, vanidad etc. ¡Con cuánto mundo queremos llenar los vacíos de nuestro corazón! Déjame decirte algo: Nunca lo lograrás llenar así.

Tu interior, tu cansancio, tu tristeza… sólo Cristo la puede aliviar. Por eso hoy nos hace la invitación a todos. Si hoy tu experimentas esa tristeza en tu corazón corre con Jesús. Él siempre nos sale al encuentro de todas nuestras necesidades para remediarlas, para darnos alivio. En la misericordia de Jesús siempre encontrarás alivio, reposo y un torrente de misericordia que quiere darle alegría a tu corazón.

About P. José Luis González Santoscoy

José Luis es Sacerdote de la Arquidiócesis de Guadalajara, México. Tiene mucho gusto por la lectura, el cine y es un apasionado de la magia. Comprometido con la evangelización a través de los medios de comunicación. [email protected]

Check Also

Una fe como la de un perrito

Hoy el Señor nos quiere presentar un ejemplo de fe inquebrantable con esta mujer cananea …

Sin confianza no hay milagros

En este domingo el Señor nos hace un fuerte llamado a confiar en Él. Muchas …