¿Cómo saber si es la persona indicada?

Esta es la pregunta del millón, hay tantas personas que me han cuestionado sobre ¿cómo puedo estar seguro o segura que la persona que tengo frente a mi es la indicada? Incluso yo misma me he hecho esa pregunta en varias ocasiones y es importante que nos hagamos estos cuestionamientos, porque la promesa que hacemos a Dios que dice – Para toda la vida, hasta que la muerte nos separe- no es de juego, es a Él a quien se lo prometes y Él toma en serio lo que le decimos y ten por seguro que cuando estemos frente Él te preguntará – y bien, cómo te fue con esa promesa de “para toda la vida”- ojalá le puedas decir con una sonrisa, que a pesar de todas las dificultades, -cumplí con amor -.

Seguramente estás pensando, -bueno, bueno, pero no es para tanto, apenas estoy viendo la posibilidad de comenzar un noviazgo o comprometerte al matrimonio ¡No me estoy muriendo! Ni siquiera he hecho votos matrimoniales- Sin embargo, déjame decirte que hay decisiones que van a impactar para siempre en tú vida, la decisión de salir con alguien puede resultar en un noviazgo, ese noviazgo, en un matrimonio, ese matrimonio en una familia y en este camino puedes vivirlo de tantas manera como matrimonios hay. Hay algunos que son felices y hay otros que en verdad pareciera que el mismo infierno se manifiesta en está en esa casa, una verdadera pesadilla. Así que, en pocas palabras, te animo a que, si, disfrutes el momento presente, pero, también a ser inteligente y comprender que elegir al compañero o compañera de tu vida, es importante.

Algunos puntos que pueden servirte para saber si es la persona indicada para comenzar un compromiso mayor son los siguientes:

     1. ¿Qué cosas tenemos en común?

Puede parecer que no es muy importante este punto, que los objetivos de vida son más bien personales y que no determinan si una pareja va a funcionar o no, pero es todo lo contrario, es importante tener planes de vida en los que se compartan objetivos, creencias, valores, la meta a la que quieren llegar juntos o muy probablemente van a terminar creciendo separados, cada uno como una isla sin un solo puente para encontrarse. Esta sería una fórmula segura al fracaso ¿Por qué quién puede amar a un desconocido?

Un “alma gemela” debe ser en principio un compañero de objetivos de vida, de sueños, de grandes aspiraciones y por eso es muy importante que de manera personal te preguntes ¿Para qué he venido al mismo? ¿Qué busco en la vida? ¿Cuáles son mis metas? Esto me dará la pauta para saber qué tipo de persona es con la que quiero recorrer éste camino.

     2. El temperamento.

La combinación de los genes de los padres en el momento de la concepción es la que determina el temperamento básico de cada quién desde la concepción y es por tanto, el responsable en gran medida, de nuestra forma de reaccionar, de comportarnos, de nuestras respuestas emocionales y, en mayor o menor grado, de casi todo lo que hacemos. Es por ello que existen personas más sociables y otras más introvertidas, unas más dispuestas a la acción y otras al reposo; unas con pensamiento optimista y otras con mayor tendencia al pesimismo.

Todos los temperamentos tienen grandes bondades y si encuentras otro con el que te entiendes van a potencializarse y lograrán llegar muy lejos. Recuerda que lo que determina a una persona no es el temperamento sino, el carácter que lo forja y potencializa las virtudes. Observa que áreas tienes que trabajar con el tuyo y observa si el de la otra persona puede “fluir” de una manera sana con el tuyo.

     3. ¿Cómo trata a las otras personas?

Una manera muy fácil de saber cómo es una persona es observar cómo es con los demás, porque al inicio a ti te puede tratar muy bien pero te has fijado ¿cómo trata al mesero, a su mamá, a sus compañeros de clases o del trabajo, como habla de los demás, como maneja, que opina de los niños y los ancianos, que actitud tiene con las personas más necesitadas?

Cuando una persona tiene caridad con los demás, es paciente, amable, servicial, educada, empática, generosa, discreta, confiable, etc. Te puedes dar una idea clara de cuáles son sus valores y que las personas le son importantes. Por el contrario, si esta persona está centrada en ella misma, lo notarás fácilmente con el trato diario ya que será poco detallista, le dará lo mismo cómo te sientas, se le hará fácil criticar o burlarse de los demás, será impaciente con los demás, a su familia la tratará con desconsideración esperando que lo atiendan, sus bromas posiblemente serán pesadas o no se percatará de lo que las otras personas sienten, escuchará poco y hablará mucho de sí misma, buscará estar cómoda todo el tiempo, las necesidades de los demás no las percibirá y si las percibe no las tomará en cuenta, etc. Tú decides con quien quieres estar.

     4. Prioridades y valores.

Este tema está ligado con el anterior, podemos ver en muchas relaciones que al principio siempre te dan el primer lugar a ti, que se desviven por ti, pero conforme va pasando el tiempo van dejándote en segundo, tercero o cuarto lugar en sus prioridades, empieza a sé más importante el partido de fut-bol, el café con las amigas, el trabajo, comienzan a salir cada uno por su lado, les empieza a parecer que la relación les absorbe mucho tiempo, etc., si hoy no eres la prioridad a futuro será igual o peor. Aquí quiero puntualizar que no estoy hablando de una relación posesiva, sino de una relación equilibrada en donde cada persona y situación tenga su justo lugar, pero entiende primero tú cuál es tú lugar, creme es uno muy importante, es posible que el día de mañana seas su vocación.

La convivencia diaria te dará la pauta para que conozcas más profundamente, te darás cuenta de sus verdaderos valores, por ejemplo, si van de campamento, sabrás cómo se comporta cuando tiene sed o hambre, cuando tienen que cooperar armando las casas de campaña, traer leña para la fogata, si es paciente para encender la fogata, si tiene idea de lo que es cocinar (lo mismo él que ella), si piensa en los demás, si sabe trabajar en equipo, si se desanima fácilmente o mantiene buen humor a pesar de las adversidades, si puede reconocer a Dios en la naturaleza, etc.

Hay muchas situaciones como la antes mencionada que te ayudará de manera natural a darte cuenta de sus prioridades, cuando te topas con situaciones en las que tienes que elegir entre una cosa buena y otra mejor, siempre proyectarás tus verdaderas prioridades. Por ejemplo, el día de las madres resulta que cumplen meses de novios ¿Qué crees que sería lo correcto, que te dedicara el día a ti o a su mamá? Puede parecer que te debe dedicar el día a ti, pero si se lo dedica a su mamá ponte muy feliz, porque para esa persona la familia es lo primero y si te casas con ella tú serás primero que nada.

     5. Nos ayudamos a ser mejores personas.

Parte de la complementariedad que existe en las relaciones es esa ayuda mutua, lo que me falta a mí lo tienes tú, o si ambos vivimos una virtud la seguimos trabajando y potenciando juntos y así la relación se enriquece, si tenemos metas y valores profundos será una relación sólida, si tenemos metas y valores frívolos nuestra relación será frágil, cualquier adversidad la derrumbará.

Incluso es importante ver si desde que estas con esa persona tu estado de ánimo mejora o empeora, si eres mejor en tu familia o peor, con tus amigos, en tu trabajo, etc. Todo va relacionado, también ojo, no todo depende de la otra persona obviamente, tú también tienes que dar de tu parte y saber tener, como bien decíamos, tus prioridades en orden.

Finalmente recuerda que PARA QUE LLEGUE LA PERSONA INDICADA ES IMPORTANTE SER LA PERSONA INDICADA, DEBEMOS SER LO QUE ESPERAMOS ENCONTRAR, no esperes una relación increíble si no estás dispuesto a una entrega increíble, para que sea increíble debe haber una generosidad increíble, una disposición increíble, una flexibilidad increíble, una madurez increíble. Atrévete a conocerte, valorar tus talentos y trabajar en tus limitaciones, así tendrás más certeza sobre lo que vales y buscarás a alguien que te trate con ese amor y dignidad que reconoces en tu persona.

 

About Ana Gabriela Mayorga Novo

Lic. en Pedagogía y maestranda en Bioética. Cree firmemente que la solución de todos los problemas que aquejan al mundo comienzan en el núcleo familiar y en el interior de las personas.

Check Also

¿Cómo trabajar la paciencia?

Vivimos en un mundo que cada vez camina más aprisa. El ritmo de la vida …

¿Dios prohibe los juegos de azar?

Mi abuelo era un fiel aficionado de los juegos de azar, cada semana apostaba a …